ROSA

ROSA

lunes, 28 de junio de 2010

TODO SOBRE EL CRIMEN HORRENDO DE SANDRA PALO



La noche del 17 de Mayo, Rafael García Fernández, alias Pumuki, el Rafita, iba en el asiento de atrás de un coche robado. Conducía su primo, Malaguita. También iban en el coche Ramón y Ramoncín, otros dos compinches habituales.

 



Eran las fiestas de San Isidro, y habían planeado acercarse por la pradera, a ver si podían dar uno de sus palos. Sin embargo, de camino, vieron, caminando en el arcén, a una pareja joven


Ella era Sandra Palo, una joven deficiente psíquica. Estaba con un amigo, también deficiente. Ambos venían de la pradera de San Isidro, tras haber acompañado a casa al novio de ella. Habiendo perdido el último autobús, volvían a casa caminando.Su madre la había llamado al móvil. Era muy tarde ya, y a Sandra le cayó la peta. Al día siguiente era la comunión de su hermano pequeño. Malaguita detuvo el coche junto a ellos. Dijo: “Quiero enrollarme con esa”.





Los metieron a ámbos, Sandra y su novio, en el coche, a punta de navaja. La dijeron que la iban a violar. Sandra suplicó y lloró. El chico estaba paralizado de terror. Después de pasearlos en coche un rato, a él le dejaron salir en un punto de la carretera de Toledo, y el pobre muchacho salió despavorido, a avisar a alguien. El chico sólo acertó a poner un mensaje equívoco a la madre de Sandra.Se llevaron a Sandra a un descampado cercano a la Plaza Elíptica, junto a la nave de los rótulos Fraile.Allí, la violaron Malaguita, Ramoncín y Ramón. Rafita no tenía ganas. Pero sí sujetó a Sandra mientras los otros consumaban la violación.


Después, subieron al coche. Declaran que el plan era dejarla allí, vistiéndose entre sollozos. Pero Malaguita apretó el acelerador y la estampó contra una tapia, llegando a arrastrar a la chica por el muro. Declararon varios, después, que les impresionaba el ruido de las embestidas. Malaguita la embistió con el coche, contra una tapia de ladrillo, no menos de diez veces, tal vez quince. Sandra se levantaba cada vez, y Malaguita volvía a embestir, dice uno. Otro de ellos declara que la sujetaron entre dos, y Malaguita la embistió las piernas para evitar que escapara. Otro, que la pasaron por encima varias veces.



Cuando Sandra ya no se levantó, se fueron en el coche a una gasolinera cercana, y compraron gasolina. El gasolinero les preguntó, y ellos contestaron que era para un amigo que se había quedado sin gasolina. El gasolinero hizo caso omiso y no llamó a la policía.




Sandra aún movía los brazos, intentando levantarse, cuando volvieron al descampado. La empaparon de gasolina, la pegaron fuego y se largaron de allí. “No queríamos desgracia”, declaró Rafael.


Quemaron el coche con el resto de la gasolina y volvieron al barrio a pie. Nunca se encontró el vehículo.



Rafael y el Malaguita se quedaron juntos un rato, después de que los ramones se fueran a sus casas. Malaguita se fue al poco. Le estaba entrando mono de caballo. Hasta mañana, hasta mañana.



Rafael García no tardó en jactarse delante de todo el mundo sobre lo que había hecho, estaba loco por contarlo a los cuatro vientos. Cuidao que matamos, decía. Cuidao que quemamos. Cuando apareció el cadáver de Sandra, muchos testigos supieron al instante que Rafael y sus compinches habían sido los autores del horrible crimen. Le hemos dao la muerte del Torete, decía.



Durante el juicio, uno de ellos amenazó a la familia de Sandra pasándose un dedo por el cuello, mientras les miraba fijamente.



CUANTAS FIRMAS MAS NECESITAN LAS AUTORIDADES

PARA QUE TODO ASESINO , VIOLADOR SEA CONDENADO A CADENA PERPETUA

YA NO QUEREMOS MAS VICTIMAS