ROSA

ROSA

lunes, 26 de julio de 2010

LOS MULAS DE IRAN PIDEN LA PENA DE MUERTE PARA PASTOR CRISTIANO

El régimen supremacista islamista de Irán incentiva la conversión de judíos y cristianos al Islam y condena a muerte la apostasía y la conversión al cristianismo.



La comunidad cristiana crece en las catacumbas, los apóstatas son buscados por el régimen de los mulás y los líderes cristianos que son “culpables de la conversión” son condenados a muerte.



Un conocido pastor cristiano iraní puede ser ejecutado después de que dos jueces estuvieron de acuerdo en hacerle "responsable a la pena capital", como parte de una ofensiva contra el creciente movimiento de la Iglesia protestante en Irán, según informó BosNewsLife el martes 13 de julio de 2010.



El pastor Youcef Nadarjani fue detenido en junio junto con la esposa de Fatemeh Pasandideh en la ciudad de Rasht, en el noroeste de Irán por el delito de “actividades cristianas”.



Un pastor del movimiento cristiano de la Iglesia de Irán, que incluye casa-iglesias por todo el país dijo a BosNewsLife ,en medio de preocupaciones de seguridad, que los jueces ya firmaron la orden islámica que permite la sentencia de muerte para Nadarjani.



La policía de los mulás está deteniendo a muchos cristianos.

Un grupo de ocho miembros de la Iglesia de Irán fueron detenidos el 18 de junio. Uno de ellos, la esposa de un pastor identificado como Fatemeh Kojouri Tork, permaneció en la conocida prisión de Evin Martes, 13 de julio, mientras que su marido, Behrouz Sadegh Khanjani, fue mantenido en aislamiento en una prisión de seguridad en la ciudad sudoccidental de Shiraz.
Los cristianos iraníes también han expresado su preocupación por las denuncias de detenciones, incluyendo la captura del mes pasado de Pastor Behnam Irani en la ciudad de Karaj, a 20 kilómetros al oeste de Teherán.



El pastor principal ha afirmado que la policía de los mulás emplea sustancias para obtener las confesiones de los cristianos, confesiones que les permitirá a los jueces iraníes condenar a muerte a los apóstatas.

Fuentes de la Iglesia de Irán dicen que el número de los cristianos en Irán ha pasado de 500 creyentes conocidos en 1979 a por lo menos 100.000 en la actualidad.

El presidente Mahmmud Ahmadineyad ha dicho que el gobierno necesitaba para detener el creciente movimiento de iglesias en las casas a través de Irán.



El supremacismo islámico considera una aberración que una persona nacida musulmana renuncia al Islam y se convierta a otra religión, sea la hebrea o cristiana. Y esta “aberración”, la apostasía -la renuncia formal de la religión- del Islam es castigada con la pena de muerte.

El mismo supremacismo islámico considera una aberración que un territorio que un día fue conquistado por los musulmanes, como España, Portugal, Israel, pueda volver a sus orígenes y que el Islam pierda su soberanía. De ahí la obsesión enfermiza de los islamistas en reclamar el Al-Andalus, o en guerrear contra Israel.



Israel, cuya superficie es la de dos tercios de la Comunidad de Cataluña, está rodeado de vecinos árabes y alberga en su interior una numerosa población árabe-palestina quinta columnista o Caballo de Troya del arabismo y del islamismo.

Por su situación geográfica y su pequeña población, Israel, es el objetivo inmediato del supremacismo islámico, pero no el único.



La pena para el apóstata e infiel es la pena de muerte. El castigo contra Israel, el país judío que se atreve a independizarse del yugo del Islam, es la pena de muerte, de ahí procede la desenfrenada carrera armamentística nuclear de los islamistas de Teherán. El mismo castigo que espera España si Israel cayese.