ROSA

ROSA

sábado, 28 de agosto de 2010

Sacerdote asesinado en convento San Francisco llevaba la palabra de Dios a Alianza Lima

El párroco Linán Ruíz Morales era hincha blanquiazul y acostumbraba ir a Matute para darles la bendición a los jugadores Waldir Sáenz lo recuerda bien. Asegura que en varias ocasiones visitó el estadio íntimo para rezar con los jugadores. “Como todo hincha venía a hacer la bendición cuando las cosas iban mal. Nos decía que estábamos en falta con Dios”, recordó el goleador histórico de Alianza Lima

El ex futbolista se refirió así al sacerdote puertorriqueño Linán Ruíz Morales (80), quien fue asesinado la madrugada del viernes por un grupo de delincuentes que irrumpió y asaltó violentamente el convento de San Francisco ubicado en el Cercado de Lima. Ruíz Morales, quien siguió su vocación en el perú, era hincha del club victoriano.
Carlos Carpio, gerente deportivo de Alianza Lima, recordó por su parte que el religioso conversaba muchos con los jugadores respecto a problemas sociales.


POR LOS JÓVENES Y LOS POBRES
Linán Ruíz se inició en la vida religiosa a los 27 años y consolidó su vocación francisca en Cusco, donde aprendió a amar al Perú. Hernán Lanzara, amigo del sacerdote, recordó que Ruiz Morales descubrió su vocación en Nueva York y terminó haciendo su noviciado en la Ciudad Imperial.
En 1978 fundó en Lima el Movimiento de Encuentros de Promoción Juvenil, lo cual lo unió para siempre con el Perú. Dedicó su apostolado sobre todo a los jóvenes y a los pobres.

Hace pocos meses una infección estomacal perjudicó su salud y lo postró en una cama del Hospital Loayza, donde fue sometido a una cirugía. En los últimos días se recuperaba de la dolencia hasta que este viernes se convirtió en una nueva víctima de la ola de violencia que ha tomado a Lima por asalto.