ROSA

ROSA

miércoles, 25 de agosto de 2010

La mujer que mató a sus hijos en Barcelona vivía con el pederasta británico más buscado

Los Mossos d'Esquadra detuvieron ayer en Lloret de Mar (Selva) a una mujer británica por la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de entre cinco y seis. La policía autonómica estudia la hipótesis de que la detenida haya asfixiado a los dos menores, según fuentes policiales. El Juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde el secreto de sumario.
Sobre las dos de la tarde, los agentes recibieron un aviso del hotel Miramar, en el corazón de Lloret de Mar. En la habitación 101 se hallaban los cuerpos inertes de los dos menores. La madre de ambos llamó a la recepción para alertar de que algo ocurría entre las cuatro paredes de la estancia. Varios sanitarios acudieron al lugar, pero ya era tarde. Los dos niños estaban muertos, aunque en las primeras observaciones no se observaron signos externos de violencia.

La mujer llevaba pocos días en la zona y tiene unos 40 años, según explicaron trabajadores del hotel. El padre de los niños, que se quedó en Gran Bretaña, tiene previsto llegar hoy a Lloret. La mujer dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la Policía Local y trabajadores del hotel.

Una empleada del establecimiento explicó que sobre las dos de la tarde los agentes bajaron a la recepción acompañados de la detenida y la sentaron en un sofá. "Estaba muy seria, fría. Supongo que no era consciente de lo que había hecho", explicó esa misma trabajadora, que prefirió no identificarse. Según ella, los agentes explicaron que los dos niños yacían pálidos y acostados en la cama de la habitación de hotel Miramar.

Tanto la madre como los menores permanecieron en el lugar hasta media tarde. A las seis, ambos cadáveres eran sacados del hotel en dirección al Instituto de Medicina Legal Forense de Girona, donde está previsto que hoy les practiquen la autopsia. La madre abandonó el lugar a las 18.45 horas, escoltada por varios agentes de la policía autonómica y tratando de cubrirse el rostro con el cabello, camino de la comisaría de Blanes. Allí estaba previsto que le tomasen declaración. Los Mossos no aclararon ayer qué delitos se le imputan. El abogado de la detenida declinó hacer declaraciones.

A medida que avanzaron las horas, la puerta del hotel se llenó de turistas en chanclas y bañador, que en lugar de disfrutar de la playa optaron por fotografiar el trasiego de funcionarios y policías y el revuelo de las cámaras apostadas en la puerta del establecimiento. Mientras, la policía precintaba la habitación 101. En la escalera de emergencias, solitarios, varios colchones y somieres esperaban ser analizados por la policía científica.

La Embajada del Reino Unido en Madrid se limitó a señalar que están investigando el caso. A las seis de la tarde, un ramo apareció en la puerta del hotel. No estaba firmado, pero tenía un mensaje: "RIP. Dios ha ganado dos ángel

La pareja de la presunta parricida de Lloret de Mar (Girona) es el pederasta detenido en Barcelona el pasado 7 de mayo. Martin Anthony Smith, británico de 45 años, fue arrestado por los Mossos d'Esquadra en una vivienda del barrio de Horta y, ayer, fue extraditado a Reino Unido. Su mujer fue detenida ayer por la muerte de sus dos hijos, un bebé de un año y una niña de entre cinco y seis. La policía autonómica estudia la hipótesis de que la arrestada haya asfixiado a los dos menores. El juzgado número 3 de Blanes decretó a última hora de la tarde de ayer el secreto de sumario.
Tras la detención de Smith, los Mossos le pusieron a disposición del juez de la Audiencia Nacional Ismael Serrano, que acordó su extradición a Reino Unido, donde será juzgado por los supuestos abusos a su hijastra, que ahora tiene 20 años.

Smith está acusado de diversas agresiones sexuales cometidas entre 1995 y 2005. También es sospechoso de violar reiteradamente a su hijastra. Smith llevaba dos años huido de la justicia británica y se había afincado en el barrio barcelonés. Según fuentes de la investigación, ya no vivía con la mujer detenida, que se había marchado de Reino Unido y pasaba unos días de vacaciones en la Costa Brava. La arrestada tiene cuatro hijos. El bebe de un año era hijo de Smith. Los otros dos, que ahora son mayores de edad, fueron hijastros de Smith y son hijos biológicos de una anterior pareja que está de viaje a Lloret desde Reino Unido para hacerse cargo de la situación.

Sobre las dos de la tarde de ayer, los agentes recibieron un aviso del hotel Miramar, en el corazón de Lloret de Mar. En la habitación 101 se hallaban los cuerpos inertes de los dos menores. La madre de ambos llamó a la recepción para alertar de que algo ocurría entre las cuatro paredes de la estancia. Varios sanitarios acudieron al lugar, pero ya era tarde. Los dos niños estaban muertos, aunque en las primeras observaciones no se observaron signos externos de violencia.

La mujer llevaba pocos días en la zona y tiene unos 40 años, según explicaron trabajadores del hotel. La presunta homicida dejó una carta en la que se inculpaba del crimen y en la que explicaba los motivos del mismo, según afirmaron fuentes de la policía local y trabajadores del hotel.