ROSA

ROSA

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ocurrió en Barranquilla. El loro fue entrenada por delincuentes con ese fin. La señal de alerta que daba cuando llegaban los policías era "corre, corre que te agarra el gato"

Un loro fue detenido en las últimas horas, acusado de hacer de campana para un grupo de narcos cuando llegaba la Policía al lugar donde se cometía un robo.
El ave, de nombre Lorenzo, fue entrenada por los delincuentes con ese fin y la señal de alerta que daba era "corre, corre que te agarra el gato", en un episodio ocurrido en la ciudad colombiana de Barranquilla.
Como "Lorenzo" fue bautizado el loro detenido por la policía de la ciudad colombiana de Barranquilla que se dedicaba a alertar a un grupo de ladrones sobre la presencia policial.

El comandante de la policía, coronel Fredy Veloza, sostuvo que en el marco del operativo que permitió la detención de nueve personas y la incautación de 250 armas blancas y alucinógenos, les llamó la atención un loro real que comenzó a repetir de manera continua: “Corre, corre que te coge el gato”.

Edues Muñoz, el patrullero que se encargó de llevar al loro al cuartel policial, dijo al diario El Heraldo que el ave "en la patrulla se la pasó gritando 'corran' y llamando a una mujer".

El animalito fue trasladado al Jardín Botánico (sede de la Policía Ambiental) donde ahora es el “rey” por cuanto no deja de repetir “corre, corre que te coge el gato”.

En Barranquilla se han decomisado este año unas 1.700 especies exóticas, de las cuales 13 son loros reales, una de las aves más codiciadas para el tráfico ilegal de animales, por su “cualidad verbal”.

"El loro avisaba a los malhechores para que éstos se escaparan de las autoridades. Pertenecía a una banda de maleantes", explicó el periodista de la radio RSN de ese país Felipe Quinteros a la radio Cadena 3 de Córdoba.

El ave fue entregada al Departamento Administrativo del Medio Ambiente, (DAMAB) y luego será trasladada a una fundación protectora.
En Colombia se denunció que alrededor de 1.700 loros son entrenados por narcotraficantes para hacer de "campana" ante algún operativo policial