miércoles, 8 de septiembre de 2010

RESCATA A UNA BURRA EN EL RIO MIÑO CON UNA PIEDRA DE 15 KILOS ATADA AL CUELLO

El animal ha aparecido a la altura del pueblo de Toén (Orense)
La encontró un vecino en la tarde del miércoles y dio el aviso de inmediato
Ahora convive con un perro también abandonado en dependencias municipales


Desde la tarde del pasado miércoles algo ha cambiado en la pequeña localidad de Toén, a once kilómetros de Orense. Un vecino dio el aviso a protección civil para que acudieran a rescatar a una burra medio ahogada dentro del río Miño.

La sorpresa fue mayor, y desagradable, porque el animal tenía una piedra de 15 kilos atada al cuello, pero milagrasomente seguía con vida, cuatro metros dentro de la orilla del Miño.

Todavía nadie se explica como el animal ha podido sobrevivir a semejante crueldad. Ni cuanto tiempo podía llevar en el agua, ni siquiera si fue abandonada en ese lugar o si la pudo haber arrastrado la corriente hasta el punto donde se encontró.

Un suceso que se ha desarrollado casi al mismo tiempo que la joven que arrojó seis cachorros de perro al río, y que provocó un movimiento en la red para localizarla.

El alcalde de este pequeño concello orensano, Amancio Cid, ha reconocido a la Voz de Galicia, que la burra "está delgada y deteriorada", y con roces y heridas en las patas por el arnés que ha portado durante tantos años de trabajo.

Desde que fue rescatada en la tarde el miércoles, la burra vive en un cobertizo de propiedad municipal, a la espera de que alguien la reclame. Convive con un perro que también había sido abandonado en la misma zona horas antes, y que no se ha separado de ella desde el momento que llegó.

El perro ya no se mueve sin la burra. Ni con correa. Y si lo fuerzan, lucha, ladra y gruñe para quedarse al pie de su 'nueva amiga'. Pero cuando la burra anda, el perro también.

De momento el alcalde espera que alguna protectora se haga cargo de los animales. Tanto de la burra como del perro, porque si nadie adopta al can, tendrá que acabar en la perrera municipal. No obstante, según ha podido saber RTVE.es, ya hay alguna asociación dispuesta a acoger a los dos animales.