martes, 12 de octubre de 2010

CASOS INSOLITOS DE NIÑA DE 1,3,8,9,11,13 AÑOS EMBARAZADAS

CASOS INSOLITOS, NIÑA EMBARAZADA DE 5,9, 11, 13 AÑOS

Esta niña de tan solo un año de edad es de Arabia Saudita. Los doctores dicen que es un caso único en el mundo. El reporte médico menciona que cuando la mamá de esta niñita estaba embarazada tenía dos fetos en el vientre, pero uno se metió dentro de otro, por eso es que esta niña tiene en su vientre a su hermanito.

Lina Medina no había cumplido cinco años de edad cuando los brujos del villorrio donde vivía —Antacancha, 450 kilómetros al este de Lima, la capital de Perú—, comenzaron a alarmarse: ¿Qué le estaba ocurriendo a aquella niña cuyo vientre no dejaba de crecer?. Mientras la pequeña le hacía mimos a su raída muñeca de trapo, uno de los shamanes fijó su mirada en el cielo, «estableció» comunicación con el más allá y, minutos después, hablaron por su boca los inefables dioses de Los Andes: «Lina tiene una culebra dentro de la barriga —masculló—. Hay que sacársela». En medio de liturgias y aspavientos, sometió a la niña a varios de los ritos incas usuales en la cordillera sudamericana. Pero —¡ay!—, ninguno de los procederes funcionó. Cuando finalmente no quedó nada «divino» por hacer, Tiburcio se echó a su hija a cuestas y caminó durante dos jornadas en busca de un médico de verdad. Al llegar al hospital de la ciudad de Pisco, distante 70 kilómetros de Antacancha, el doctor Gerardo Lozada (que aparece en la fotografía) se hizo cargo de los exámenes preliminares de Lina. La dimensión de su vientre fue lo que más le llamó la atención. «Puede que sea un fibroma», especuló, suspicaz. Pero, luego de evaluar una, dos, tres, diez…, ¡cien veces! las pruebas clínicas de la cincoañera con el rigor exigido por las circunstancias, llegó a una conclusión que lo anonadó como médico y como persona. «¡No es un tumor, es un bebé de ocho meses lo que la niña lleva en su vientre!», le gritó al padre. Efectivamente, a los dos años y ocho meses de edad, a Lina ya se le habían desarrollado los caracteres sexuales, tenía pechos, vello púbico y menstruaba. Su madre la mandaba a lavarse en el río cuando esto sucedía. El 14 de mayo de 1939 -el día de la madre- nació por cesárea un bebé perfectamente sano, que pesó 2,700 kilogramos y medía 48 centímetros. Le pusieron de nombre Gerardo en honor al doctor que la asistía desde el principio. Con tan sólo cinco años, siete meses y 21 días de edad, Lina Medina acababa de convertirse en la madre más joven reconocida de los anales de la Médicina. Y así quedó registrado el record en la Academia Americana de Obstetricia y Ginecología.
Pese a que el mundo se encontraba inmerso en plena guerra, la noticia llegó hasta los últimos rincones del planeta y desplazó la atención sobre todas las informaciones bélicas durante días. Desde muchos países llegaron instituciones para ofrecer cantidades desorbitadas de dinero a cambio de exhibiciones como curiosidad científica en ferias.
Cuando ya la familia había firmado un acuerdo de 1.000 dólares semanales con la compañía estadounidense Seltzer por estudiar el caso, el presidente del Perú Oscar Benavides lo impidió y dictó una ley para alzarse con la tutela de la precoz madre y de su hijo bajo la promesa (incumplida) de otorgar a ambos una pensión vitalicia. Entretanto, madre e hijo eran mimados en la clínica donde se acogieron a internamiento durante 11 meses. Funcionarios, artistas, diplomáticos, comerciantes y hasta políticos los visitaban y los colmaban de regalos. Allí, Lina aprendió a leer y a escribir. Diarios de la época cuentan que la niña le disputaba al pequeñuelo la posesión de los juguetes. Su hijo fue criado creyendo que era el décimo hijo de sus abuelos, pero a la edad de diez años se enteró de que Lina no era su hermana sino su madre. En 1979 (a los cuarenta años) murió de una rara enfermedad en la médula ósea.
Actualmente Lina Medina, que se casó a la edad de 33 años y tuvo otro hijo en 1972, vive con su marido en un degradado suburbio de Lima conocido por su peligrosidad como la “Pequeña Chicago”. Jamás llegó a cobrar nada del estado. Muy al contrario, en la década de los ochenta las autoridades locales derribaron su casa para construir una autopista, sin que aún les hayan indemnizado por ello. No se sabe quién fue el padre del niño, ni si la niña había quedado embarazada debido a una violación. El padre de Lina, Tiburcio, estuvo preso varios días como sospechoso por ello. Cuando fue liberado, las sospechas recayeron sobre uno de los hermanos de Lina, retrasado mental, que también resultó absuelto.
En Perú se llegó a creer que Lina era una especie de Virgen María, que había concebido sin pecado original, por obra y gracia del Espíritu Santo. Todavía hoy en el pueblo de Antacancha los pobladores creen que Gerardo fue hijo del dios Sol. elopositor online

 

Esta curiosa noticia le ha dado ya la vuelta al mundo, pues se trata de un niño de 13 años que se ha convertido en uno de los padres más jóvenes del Reino Unido después de que su novia, de 15, diera a luz a la pequeña Maisie, según informa hoy el diario “The Sun”.

Alfie Patten, de 13 años pero con una apariencia mucho más infantil, y su novia Chatelle Steadman afirman en la entrevista concedida al rotativo que decidieron seguir adelante con el embarazo nada más conocer la noticia, a pesar de que sintieron miedo ante la reacción de sus padres.

Los jóvenes, que residen en Eastbourne, guardaron el secreto hasta las 18 semanas de embarazo, cuando la madre de Chantelle comenzó a sospechar.

El padre de Alfie señaló que el adolescente “aún no ha asimilado” todo lo que ha pasado y lamentó que su hijo “no sabe la responsabilidad que supone traer un bebé al mundo”. Pero pese a ello subrayó: “Podría haberse encogido de hombros y jugar a la Playstation en casa. Pero en vez de ello estuvo cada día en el hospital”.

Los padres les han dado su apoyo y la bebé crecerá con los padres de Chantelle. “No pensé en cómo la mantendremos. Ni siquiera recibo una paga semanal. A veces mi padre me da diez libras”, comentó el nuevo papá Alfie



En China, una niña de sólo un año está “embarazada” de su hermana melliza. En realidad, la menor, según pudo observarse en una tomografía, tiene en su cuerpo el feto no desarrollado de su hermana.

Durante su primer año de vida, el cuerpo de la niña, llamada Kang Mengru, se agrandó desproporcionadamente, por lo que sus padres decidieron llevarla al médico, quien comprobó que su melliza está en su interior.

El término médico para el caso que padece Kang Mengru es “fetus in fetus”,  cuando un embrión absorbe a otro en las primeras semanas del embarazo.

Nuvia niña de ocho años de edad esta embarazada producto de la violacion de su porpio padre

Kenny Johanna Ramírez Daza, a la edad de 12 años la accedió violenta y carnalmente un delincuente que se aprovechó del momento en que la madre la dejó sola en la casa.Los hechos Aparentemente, el sujeto la abusó sexualmente a finales de noviembre de 2009, en la residencia de su mamá, ubicada en el barrio Arborizadora Alta, en la localidad de Ciudad Bolívar de Bogotá.
Según informó Lina María Ramírez Daza, hermana de la infante, en aquella ocasión la menor de edad había llegado a la casa de su madre para pasar el fin de semana, debido a que no vivía con ella, sino con Lina María, porque la había ayudado a criar y veía por su bienestar.Desgraciadamente, la niña quedó, sola porque su madre salió a hacer una diligencia a la calle.Durante su ausencia la pequeña se asomó a la calle para ver si venía su madre, pero lamentablemente un depravado que pasaba o estaba pendiente de la vivienda la sorprendió al momento en el que abrió la puerta. Inmediatamente, el sujeto empujó el portón e ingresó a las malas a la vivienda y sometió a la niña de apenas 12 años, de quien abusó cobardemente.
La amenazó Después de violarla, amenazó a la pequeña, a quien le dijo que si llegaba a decir algo mataba a sus hermanos y a la mamá.Esto causó mucho terror en la niña, que guardó su tragedia en secreto. Desgraciadamente, la niña quedó en embarazada.Al principio no entendía lo que le pasaba con su cuerpo, el cual se empezó a transformarse debido a que su barriguita empezó a crecer, a medida que pasaban los meses esto se fue incrementando hasta que la misma menor empezó a disimular su desgracia usando ropa más ancha.

El secreto pudo ser guardado por más de 7 meses, hasta cuando su hermana Lina María lo descubrió en el momento en el que le iba a comprar un pantalón.
Lina notó que su hermanita estaba más gorda de lo normal y le preguntó que si estaba embaraza, la pequeña no le quedó otra que confesar, pero no dijo que había sido abusada sino que era el producto de una relación con un novio. Tan sólo cuando empezó a ser tratada en el hospital de Engativá, le confesó toda la verdad a una trabajadora social a quien le dijo que había sido violada por alias ‘Jonathan’ o ‘Puchero’, un delincuente, consumidor de alucinógenos de aproximadamente 19 años. La funcionaria le comunicó la terrible noticia a la familia y al Bienestar Familiar, quienes denunciaron el hecho ante la Fiscalía para que asumiera la investigación del caso. Lo peor estaba por venir Aún no habían terminado las desgracias para la niña y su familia, cuando todo empeoro debido a su silencio, ya que nunca tuvo control prenatal antes de los 7 meses. Tan sólo en los últimos 2 meses los galenos trataron a la pequeña quien tenía un embarazo de alto riesgo, lo cual le constó la vida. Después de dar a Luz y por su estado crítico murió 24 horas después debido a una infección el pasado jueves. El bebé sobrevivió y ahora esta bajo la custodia de su hermana Lina. Lo increíble de esta historia es que alias ‘Jonathan’ o ‘Puchero’ anda libre por la calle haciendo de la suyas, y la familia de la menor con mucho miedo de que el sujeto les vuelva hacer daño en sus vidas por tener que denunciarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada