ROSA

ROSA

miércoles, 3 de noviembre de 2010

CON 100 TIROS ACRIBILLAN A UNO DE LOS LIDERES DE LA SANTA MUERTE

Considerado "diabólico" por la Iglesia


El “comandante pantera” fue acribillado el jueves cuando viajaba en su camioneta sobre los límites de Ciudad de México y el municipio de Tultitlán. Recibió 100 impactos de fusiles de diversos calibres.

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 02.- Antonio Urrieta Toscano, líder del culto mexicano a la Santa Muerte, quien era conocido también como "comandante Pantera" o "Padrino Endoque", fue asesinado a las afueras de la Ciudad de México.

Urrieta fue acribillado en su vehículo la madrugada del jueves en circunstancias no aclaradas, con más de cien disparos de fusiles de diversos calibres. Había dos mujeres con él; una resultó herida y la otra ilesa.

El “comandante pantera” encabezaba cada domingo multitudinarias misas dedicadas a la Santa Muerte en la localidad mexicana de Tultitlán, cercana a la capital mexicana.

El culto de la Santa Muerte consiste en la adoración a la figura de la Santa Muerte, una veneración no autorizada por El Vaticano y que la Iglesia Católica considera diabólica.

Aunque varios investigadores sitúan sus orígenes a mediados del siglo pasado, su popularidad ha crecido en México en los últimos años y es especialmente popular entre narcotraficantes y sicarios.

Urrieta erigió en diciembre una monumental escultura de la Santa Muerte, conocida también como la Niña Blanca, en Tultitlán, consignó 20 Minutos.