ROSA

ROSA

lunes, 7 de marzo de 2011

Iglesia cesa a sacerdote Nicolas Alessio por defender matrimonio homosexual en Argentina

Un sacerdote argentino denunció hoy en duros términos que un tribunal canónico le prohibió oficiar misa y ejercer su labor pastoral en castigo por haber defendido el matrimonio entre homosexuales, aprobado por una reforma legal el año pasado.

"Me han suspendido el oficio. Me han dejado en la calle, simplemente por defender junto a otros esta ley civil que ni siquiera tocaba la doctrina", dijo el sacerdote Nicolás Alessio, quien fue expulsado de una casa parroquial donde ejercía, en la ciudad de Córdoba (centro).
El sacerdote fue castigado por su "rechazo pertinaz" de la doctrina sobre "el sacramento del matrimonio y desobediencia" a sus superiores, según el fallo del Tribunal Interdiocesano de Córdoba que publica hoy la prensa local.
"Ha divulgado por escrito y de palabra por los medios de comunicación en contra del magisterio eclesiástico", subraya.
"Se le prohíbe ejercer en público la potestad sagrada, es decir: celebrar la Santísima Eucaristía, oír confesiones y celebrar los demás sacramentos", dice la sentencia del tribunal canónico.

Alessio se quejó de haber sido víctima "del ala más dura del Episcopado" y "por supuesto", del cardenal primado de Argentina, Jorge Bergoglio, a raíz de que forma parte de un grupo de sacerdotes tercermundistas.
"En la sentencia mienten, porque dicen que he rechazado la doctrina. Yo no he rechazado la doctrina. He opinado sobre un tema civil", aseguró el sacerdote a la radio bonaerense Mitre.
Remarcó que la Iglesia católica no ha castigado "a sacerdotes pederastas", así como tampoco "respeta la libertad democrática sobre la cual predica a los políticos".

Alessio se refirió así al obispo Edgardo Storni, "que vive cómodamente" en Córdoba y al sacerdote Julio Grassi, ambos condenados por pedofilia.
Destacó que "tampoco hubo sanción" de la Iglesia para el sacerdote Christian Von Wernich, que cumple una condena a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar (1976-1983).
En julio pasado, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina que admite el matrimonio entre personas del mismo sexo, al aprobarse una reforma del Código Civil que fue motivo del tajante rechazo de grupos religiosos y ásperos debates. EFE

El sacerdote cordobés Nicolás Alessio, dijo que con el pontificado de Benedicto XVI “vamos para atrás” y que se está consolidando un “modelo monárquico, en vez de uno fraterno”. Aseguró además que está lejos de la iglesia “que soñamos con el Vaticano II, Medellín, Puebla, abierta a la vida, a la libertad. La Iglesia que soñó Jesús”.
En declaraciones de esta mañana al programa La Palangana, Alessio ratificó que no se someterá al juicio que se le hará. “No me voy a someter al juicio porque me parece una metodología muy poco evangélica, ya que también se me prohibe ejercer el ministerio, lo que es mas absurdo todavía”.
Como se sabe, el obispo de Córdoba le prohibió a Alessio suministrar los sacramentos, por haber hecho pública su postura a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Uno con cierta ingenuidad pensaba que la jerarquía de la iglesia podría abrirse a los que piensan distinto, podría abrirse al mundo de las ideas plurales, diversas, que estaba mas cerca de lo que siente la gente. Pero parece que sigue apelando a actitudes autoritarias, medievales, a condenar a los que piensan diferente”, dijo el sacerdote.
Hay una voz de la jerarquía, es la del episcopado, la de Bergoglio, que tiene toda la prensa. Pero hay una voz silenciada, que es la de muchos sacerdotes, curas y comunidades, que no tiene prensa. El caso mio es un poco excepcional, porque pertenezco a un grupo de Curas Enrique Angelelli, nos animamos a hacer pública una declaración que causó todo este revuelo. Pero en general pertenecemos a una iglesia del silencio, que además quieren silenciar”.
Con respecto a la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, Alessio dijo que “esta es una ley que tiene que ver con un ordenamiento jurídico que nuestra sociedad se debe, como un gesto de justicia y reparación para una comunidad que ha sido marginada y excluida, que han sido tratado como enfermos, anormales. Son tan normales como nosotros. La iglesia debería sumarse en la defensa de los derechos de esta comunidad que ha sido tan castigada”.

“Siempre seré cura en el aspecto profético”. Nicolás Alessio, el sacerdote que fue sancionado porque apoyó el matrimonio igualitario “cuelga la sotana”.
¿Terminaremos por tener que irnos todos?… Me pregunto si estos obispos dejarían a Jesús perteneces a “su ” iglesia…
“Siempre seré cura en el aspecto profético”
“No quiero pertenecer más a la casta jerárquica sacerdotal que ha traicionado el evangelio”
“Es una Iglesia monárquica, cerrada, autoritaria. Hay otro modelo: fraterno, popular, cercano a la gente. Yo de esa Iglesia fraterna y popular no me voy
El cura Nicolás Alessio, a quien se le prohibió ejercer el sacerdocio en Córdoba por apoyar la ley que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo, se despedirá de los hábitos el sábado próximo durante una misa y procesión, pese a la sanción impuesta
Por otra parte, no descartó trabajar en política, en el juecismo a nivel provincial o con Fernando “Pino” Solanas a nivel nacional.
Alessio, quien hace 26 años preside la parroquia de barrio Altamira, en el sureste de la ciudad de Córdoba, aseguró que “siempre” será cura en “el aspecto docente y profético, porque Jesús no fue sacerdote, sino maestro y profeta”
En una entrevista con el diario “La Voz del Interior”, indicó que tras su última misa “descansará” y confirmó que seguirá además como asesor de diputados nacionales del Frente Cívico, el partido que preside el senador Luis Juez.
Alessio sostuvo que el arzobispo de Córdoba, Carlos Ñañez, “cometió un error al haberme iniciado juicio canónico, prohibirme y armar este lío; pobre, fue muy mal aconsejado”.
Consultado sobre por qué dejará los hábitos, Alessio respondió: “No quiero pertenecer más a la casta jerárquica sacerdotal que ha traicionado el evangelio. Es una Iglesia monárquica, cerrada, autoritaria. Hay otro modelo: fraterno, popular, cercano a la gente. Yo de esa Iglesia fraterna y popular no me voy”.
Además, admitió que le interesaría trabajar en el arco político, al remarcar: “No descarto la trinchera política como un lugar en donde pueda seguir sirviendo a los sectores populares. øQué me puede deparar a nivel partidario, de candidatura? No sé”.
“Si es en Córdoba, en el marco del juecismo. A nivel nacional, con Pino Solanas”, agregó el sacerdote.
Alessio reiteró que vivió “con una inmensa alegría” la sanción de la ley de matrimonio igualitario sancionada en julio pasado por el Congreso nacional.
La despedida de Alessio de los hábitos será el sábado a las 16, cuando comience la procesión desde la parroquia del barrio Altamira. (RD/Agencias)