ROSA

ROSA

jueves, 10 de marzo de 2011

INVESTIGADORES NARRAN COMO MURIO JESUS EN LA CRUZ

Algunos investigadores han creído que la muerte de Cristo pudo producirse como resultado de una “rotura del corazón”, debido a la historia evagélica del agua y la sangre que fluye de la herida de Cristo. Según ellos, esto podría haber sucedido debido a un golpe en el pecho durante la ejecución, o simplemente podría ser un simbolismo o relato milagroso carente de significado forense

John Dauer es el creador de Como Murio Jesús, las últimas 18 horas. Sr. Dauer, un productor profesional, ha recibido muchos premios por productor/director, incluyendo un premio para "Excelencia en Creatividad" en el festival estadounidense de Peliculas y Video. Ha sido productor y director de peliculas principales y también en proyectos para el cable y los canales de televisión principales, documentales especiales, programas nuevos y programas de noticias. Sr. Dauer ha trabajado dos años en ese proyecto, haciendo investigaciones, entrevistas y filmando Como Murió Jesús, las últimas 18 horas.



una teoría de Pierre Barbet establece que la causa típica de la muerte en la cruz era la asfixia. Pues, como todo el peso del cuerpo es soportado por los brazos estirados, el condenado tenía severos problemas para inhalar, debido a la híper-expansión de los músculos intercostales y del pecho, y los pulmones. Debido a eso los verdugos solían fracturar las piernas con mazos de hierro si querían acelerar la muerte (crurifragium), pues así la víctima quedaba sin sustento para poder levantarse y seguir respirando.

Sin embargo, el doctor F. Zugibe ha concluido, luego de efectuar varios experimentos en voluntarios desde 1980, que cuando alguien se encuentra suspendido con los brazos de 60° a 70° desde la vertical, aunque se le presentan dificultades en la respiración esta no le resulta imposible. Zugibe asegura que el crurifragium, era utilizado solo como “golpe de gracia”, causando un shock traumático severo o causando embolia grasa, pero de ninguna manera induciendo la muerte por asfixia.la perforación de nervio medio de las manos por un clavo puede causar un dolor tan increíble que ni siquiera la morfina sería de ayuda, un dolor intenso, ardiente horrible, como relámpagos atravesando el brazo hacia la médula espinal. La ruptura del nervio plantar del pie con un clavo tendría un efecto así mismo horrible. Además, la posición del cuerpo sobre un cruz pensada para hacer extremamente difícil la respiración.

El difunto Doctor Bonica ha sido quizás la autoridad mas distinguido en todo el inundo sobre el tema de dolor de Jesucristo en la Cruz,el doctor Bonica recibió doctorados honorificos de la Universidad de Siena en Italia, el colegio de medicina en Wisconsin y Northwestern University. En su carrera larga y eminente era presidente de la asociación Intemacional por el Estudio del Dolor, Jefe de la Fundación del Dolor Intemacional y de la Sociedad Americana del Dolor, Presidente de la Asociación para la investigación de enfermedades mental y de los nervios. Presidente de la sociaedad americana de anestesiologistas, de la Asociación de anestesiologistas universitarias y del Federación Mundial de las Sociedades de Anestesiologistas. Era el editór de la sección sobre el dolor por el journal profesional, Prácticas Quirúrgicos y era el editor honorario del Journal Internacional de la terápia para el Dolor. El doctor Bonica tuvo profesorados y dicto coferencias en más de viente universidades estadonidenses, y mas que cuarenta universidades extranjeras y centros medicos. Es el único autor o el autor prijncipal o editor principal de mas de trienta libros y más que 200 articulos publicados

El doctor MacMullen (Ph.D., Harvard) era el jefe del departamento de historia en Yale University y por qatorce años el profesor "Dunham" de historia y estudios classicos en Yale. Anteriormente era el jefe de la Asociación de historiadores antiguos de los Estados Unidos y Canada, y es reconocido mundialmente como especialista sobre la historia del Imperio Romano del los siglos, I y II después de Jesucristo. de primer e segundo sigio y es el autor de muchos libros incluyendo La Conversión a Cristianidad del Imperio Romano, él paganismo y la Cristianidad. Cinco de sus libros ban sido traducidos en italiano, frances o los dos


El doctor Strange tiene un Masters de Divinidad de la escuela de Divinidad y un doctorado en estudios del nuevo testamento de Drew University. Es el antiguo becario de estudios judeocristianos en Duke University y el curadór y directór antiguo del Centre Vivo de estudios arqueólogos y biblicos. Era el decano del Colegio de Letras de la Universidad de Sur de Florida hasta 1989 y después era el presidente del Departamento de Estudios Religiosos y del Programa de estudios Clásicos en la Universidad del Sur de Florida, hasta 1993. Ha sido el director or consultante arqueólogo en muchos estudios en el campo y excavaciónes en Jordania y Israel y es el autor o co-autor de cienes de articulos escolásticos y de seis libros, incluyendo "La Arqueólogia de la Cristianidad y judaismo." Doctor Strange también es un miembro del consejo de redacción de la revista de Arqueólogia biblica y el jefe de redacción para arte y arqueólogia por el Diccionario Macmillan de Judaismo en la Epoca Biblica

Frederick Farrar describe el efecto torturador pretendido: "Porque de hecho una muerte por crucifixión parece incluir todo lo que el dolor y la muerte puedan tener de horrible y espantoso - - vértigo, calambres sed, inanición, falta de sueño, fiebre, tétano, vergüenza, publicación de la vergüenza larga duración del tormento, horror de la anticipación, mortificación de las heridas no cuidadas - - todo intensificado hasta el punto en el que puede ser soportado, pero llegando hasta un poco por debajo del punto que daría al sufriente el consuelo de la inconsciencia. Un médico lo ha llamado " una sinfonía del dolor " producida por cada movimiento, con cada inspiración; incluso un pequeña brisa sobre su piel podría causar un dolor intenso en ese momento.

James Thompson cree que Jesús no murió por agotamiento, ni por los golpes o por las 3 horas de crucifixión, sino que murió por agonía de la mente la cual le produjo el rompimiento del corazón. Su evidencia viene de lo que sucedió cuando el soldado romano atravesó el costado izquierdo de Cristo. La lanza liberó un chorro repentino de sangre y agua. No tan solo prueba esto que Jesús ya estaba muerto cuando fue traspasado, sino que Thompson cree que ello también es una evidencia del rompimiento cardíaco. El renombrado fisiólogo Samuel Houghton cree que tan solo la combinación de crucifixión y ruptura del corazón podría producir este resultado.

Josh McDowell se consideró un agnóstico. Él realmente creía que el cristianismo no valía nada. Sin embargo, cuando se enfrentan al reto de analizar intelectualmente las afirmaciones del cristianismo, Josh descubierto evidencia convincente y abrumadora de la fiabilidad de la fe cristiana. Después de confiar en Jesucristo como Salvador y Señor, la vida de Josh cambiado dramáticamente a medida que él experimentó el poder del amor de Dios. Después de su conversión, sus planes para la escuela de derecho se volvió lugar a los planes para contar un mundo dudar sobre la verdad de Jesucristo. Después de estudiar en Kellogg College, Josh terminó sus estudios universitarios en Wheaton College y luego asistió a Talbot Theological Seminary, donde se graduó Magna Cum Laude con una Maestría en Divinidad.

El profesor Benjamin Brenner escribió en The Journal of Thrombosis and Haemostasis que la muerte de Jesús, que tradicionalmente se ha creído que ocurrió entre 3 y 6 horas después de que comenzara la crucifixión, se produjo por un coágulo que le llegó a los pulmones. Jesucristo Medicina y religión Tales embolias pulmonares, que llevan a la muerte súbita, pueden producirse por inmovilización, traumas múltiples y deshidratación, dijo Brenner, investigador en el Centro Médico Ramban de Haifa. "Esto encaja bien con la condición de Jesús y en realidad fue con toda probabilidad la principal causa de muerte por crucifixión", escribió en el artículo, basado en textos médicos y religiosos. Brenner señaló que antes de la crucifixión, Jesús fue sometido a azotes, pero que "por sí sola, la cantidad de sangre perdida" no le hubiera matado. Coágulos mortales Un estudio de 1986 en el Journal of the American Medical Association mencionó la posibilidad de que Jesucristo sufriera un coágulo, pero concluyó que murió por la pérdida de sangre. Sin embargo, Brenner dijo que la investigación sobre la coagulación sanguínea ha hecho avances significativos en las últimas dos décadas. Añadió que la reciente investigación médica ha vinculado la inmovilidad entre los pasajeros de vuelos largos con la trombosis, algo conocido popularmente como el "símdrome de la clase turista", con el que pueden desarrollarse coágulos potencialmente mortales, habitualmente en las piernas. Común en Galilea Brenner señaló que antes de la crucifixión, Jesús fue sometido a azotes, pero el investigador concluyó que "por sí sola, la cantidad de sangre perdida" no le hubiera matado. Añadió que Jesús, judío de lo que ahora es Israel, podía haber sido tendente a sufrir esta dolencia. La trombofilia, una extraña enfermedad en la que la sangre tiene una tendencia a coagularse, es común entre los nativos de Galilea, según el investigador.

San Meliton de Sardes escribió: “los padecimientos físicos ya tan violentos al hincar los clavos, en órganos por extremo sensibles y delicados, se hacían aun más intensos por el peso del cuerpo suspendido de los clavos, por la forzada inmovilidad del paciente, por la intensa fiebre que sobrevenía, por la ardiente sed producida por esta fiebre, por las convulsiones y espasmos, y también por las moscas que la sangre y las llagas atraían” Hoy se cree que la muerte podía suceder por múltiples razones, como shock Hipovolémico, debido a la hemorragia causada por los azotes y los clavos; o sepsis generalizada por las heridas infectadas. También podía suceder por la combinación de una serie de otras causas como deshidratación, insolación, cansancio crónico, que eventualmente podían llevar a un paro cardíaco, etc. Por todo ello sería injusto afirmar que la muerte de Jesús fue por una sola causa




Dice Bosssuet: ¿como describir los padecimientos morales que soportó nuestro Señor Jesús Cristo durante su horrorosa agonía? Cuando una muchedumbre de gente se saciaba sus ojos con el espectáculo de aquella agonía, acompañando con todo tipo de ultrajes que le colmaron hasta el último momento. Sufría al ver la mirada abnegada de su madre y sus amigos, a quienes sus dolores tenían sumidos en profunda tristeza. Todo Él era, digámoslo así, un tormento en sus miembros, en su espíritu, en su corazón y en su alma.De todas las muertes la de la cruz era la más inhumana, suplicio infamante, que en el imperio romano se reservaba a los esclavos (servile suppliciun)