ROSA

ROSA

lunes, 21 de marzo de 2011

Padre e hijo murieron ahogados después de que el último se arrojara al agua para rescatar a un perro

En la tarde de ayer, en un remanso del canal Cacique Guaymallén, un hombre de 40 años y su hijo de 13 fallecieron cuando intentaron sacar del agua a dos canes, que sobrevivieron. Conmoción en la zona por la tragedia
Las víctimas en cuestión, fueron un hombre de 40 años de edad y un adolescente de 13. Ambos, perdieron la vida, tras querer salvar a los canes quienes habían caído en las aguas del canal Cacique Guaymallén.

Desafortunadamente, tanto la policía como los bomberos no lograron rescatarlos con vida. Las Heras- Un hombre de 40 años de edad y su hijo de sólo 13, fallecieron ahogados luego de intentar rescatar a dos perros en el canal Cacique Guaymallén, ubicado en el departamento mendocino de Las Heras.

Cabe señalar, que las víctimas fatales, que murieron al ser arrastrados por las aguas del canal, fueron identificadas como Gerardo y Diego Cabrillana, según informaron fuentes policiales.

Por último, los cuerpos de los difuntos, fueron hallados por policías y bomberos luego de ser alertados por el hecho. Sin embargo, desafortunadamente no lograron rescatarlos con vida

El accidente ocurrió cerca de las 17.30 y un par de horas después el jefe de la departamental, comisario general Pedro Tejerina le dio la dolorosa novedad a Mirta, la mujer que siguió, en un permanente llanto y desde un costado del canal, las tareas de búsqueda los cuerpos.
Y cuando personal policial y de bomberos lograron rescatar al hombre mayor, después de un vano intento de reanimación, su cuerpo quedó envuelto en un nailon negro a la espera de la morguera. Y ahí se quedaron los dos perros, sin que nadie pudiera sacarlos del lugar.
El mejor amigo del hombre

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Tal vez por eso, Gerardo y su hijo intentaron sacar a los dos canes que se habían metido en el agua oscura de un estanque natural, formado por el agua que trae el canal Cacique Guaymallén, después que unas pesadas compuertas deriven el cauce.
En el lugar por efecto propio del agua, el piso de cemento "se ha partido en partes", según los conocedores del lugar y desde la superficie nadie puede dimensionar la profundidad que, según los bomberos, superaba en parte los tres metros.
En ese lugar quedó atrapado Gerardo, cuando intentó rescatar a su hijo Daniel que había sido el primero que se arrojó al agua en busca de los animales.
Fue, para ambos, un camino sin regreso. El padre no hizo pie y desapareció de la superficie, como había ocurrido con el menor.
Vecinos que viven de espaldas al canal, es decir de cara al Acceso, al advertir la situación avisaron al 911 y, de inmediato, varias unidades de Las Heras y Guaymallén llegaron hasta el lugar. En un primer momento un policía se tiró pero salió sin poder hacer nada. Otro tanto hizo un joven de nombre Segundo y vecino del lugar. En este caso atado a una cuerda, pero la profundidad hizo estéril todo esfuerzo.
Más tarde en el lugar se multiplicaron los móviles y los efectivos de policía y bomberos. Y se comenzó con un sondeo a mano, hasta que un efectivo detectó el cuerpo del mayor "al parecer parado, pero a más de 3 metros de profundidad", según lo graficó un efectivo.
Un chico de 13 años


Casi una hora después, cuando los bomberos recorrieron la zona con equipos especiales de buceo, se pudo dar con el cuerpo del chico y de inmediato se lo sacó del agua. En el mismo lugar los cuerpos fueron identificados por familiares que habían llegado advertidos sobre lo que había pasado por vecinos y amigos.

Mirta, esposa de Gerardo y madre de Daniel (el mayor de tres hermanos), seguía en el lugar, acompañada por amigos y familiares. Su llanto silencioso e ininterrumpido se volvió desgarrador cuando la morguera partió rumbo al Cuerpo Médico Forense. Atrás la seguían los dos perros, principales protagonistas de esta triste historia.