ROSA

ROSA

domingo, 24 de julio de 2011

EL ATENTADO DE OSLO EN NORUEGA





























Una bomba causó "muertos y heridos" al estallar este viernes cerca de la sede del gobierno noruego en Oslo, anunció la policía noruega en lo que parece ser el primer atentado de la historia del país escandinavo.

Según las televisiones noruegas la explosión causó dos muertos, un balance que no ha sido confirmado oficialmente.

La explosión, ocurrida por la tarde en pleno centro del barrio gubernamental, destrozó la oficina del primer ministro Jens Stoltenberg, que no se encontraba en ella en ese momento.

"La policía puede confirmar que hay muertos y heridos tras la explosión en el barrio gubernamental esta tarde", señaló en un comunicado.

Un portavoz policial dijo en rueda de prensa que se trataba de "una bomba".

El barrio fue acordonado y los perros adiestrados peinaban la zona en busca de otros posibles artefactos, mientras los bomberos luchaban contra las llamas en medio de un paisaje desolador.

"Decenas" de personas fueron hospitalizadas a causa de heridas de diversa consideración, precisó el portavoz policial. Según él, se ha visto a un vehículo circular a toda velocidad poco antes de la explosión pero por el momento se desconoce si era un coche bomba.

Sería la primera vez que un atentado golpea Noruega, país miembro de la OTAN implicado en Afganistán y en Libia.

Además de las oficinas del primer ministro, el barrio donde se produjo la explosión alberga varios ministerios y la redacción de Verdens Gang (VG), un periódico de gran tirada.

El barrio es muy céntrico y suele estar muy concurrido pero la explosión se produjo en un momento en que muchos de sus habitantes están de vacaciones fuera de la ciudad.

El jefe del gobierno no estaba en su oficina. "Todo lo que os puedo decir es que el primer ministro está en (lugar) seguro", declaró uno de sus consejeros, Sindre Fosum Beyer.

Las imágenes transmitidas por las televisiones noruegas mostraban la sede del primer ministro y otros edificios completamente desfigurados, y las aceras llenas de cristales, así como una humareda y numerosas ambulancias amarillas.

Una hora después de la explosión, de la que la policía tuvo conocimiento a las 15H26 (13H26 GMT), se escuchaba el ulular de las sirenas de los equipos de socorro en la capital noruega.

"Vi que las ventanas del edificio del VG y de la sede del gobierno estallaron. Hay personas ensangrentadas en la calle", declaró una periodista de la radio estatal NRK desde el lugar de los hechos.

"Hay cristales por todas partes. Es el caos total. Las ventanas de todos los edificios de los alrededores saltaron por los aires", añadió la periodista de NRK Ingunn Andersen, que inicialmente pensó en un "terremoto".