ROSA

ROSA

miércoles, 20 de julio de 2011

Paulette Gebara Farah










La historia de Paulette Gebara Farah, una pequeña de cuatro años de edad que sufría discapacidad motriz y de lenguaje, conmocionó a los mexicanos este 2010 por su dramatismo y por las inconsistencias en la investigación de su muerte.

Paulette, hija de Lizette Farah y Mauricio Gebara, desapareció el 22 de marzo de su casa en el conjunto habitacional Porto Vita 2, ubicado en el número 11 de la calle Hacienda del Ciervo, en Huixquilucan, estado de México.

Para localizarla, sus familiares emprendieron una exhaustiva campaña mediática que incluyó mensajes en televisión, carteles en medios de transporte, volantes, espectaculares, correos electrónicos y anuncios en redes sociales.

La noticia fue una bomba en el ciberespacio que detonó un movimiento de apoyo y solidaridad sin precedente en el país. Pero la esperanza se convirtió en desilusión.

El cuerpo de la pequeña apareció, para sorpresa de todos, en su propia recámara, envuelta en sábanas entre el colchón de su cama y los pies de la misma.

A ese lugar, donde la madre había concedido entrevistas, llegaron peritos de diversas dependencias y hasta perros entrenados para dar con el paradero de la niña, pero nadie se percató de la existencia del cadáver, localizado hasta el 31 de marzo por el olor a putrefacción.

¿El cuerpo había sido plantado?, ¿La Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) había sido incompetente?, ¿Los padres habían planeado el secuestro de su propia hija?, ¿Las niñeras estaban mintiendo y la habían vendido?, éstas y cientos de preguntas más se generaron en torno al caso.

Las irregularidades en las declaraciones de Lizette Farah y Mauricio Gebara, arraigados igual que las nanas, incrementaron la incertidumbre y conmoción de los mexicanos.

Las autoridades concluyeron que había sido un accidente, que Paulette había muerto por "asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toraxicoabdominal", y por ello no se podía proceder contra algún "culpable", no lo había, a pesar de que al principio se hablaba de un posible "homicidio".

Para transparentar su actuación, la Procuraduría mexiquense, que tuvo la colaboración de la PGR y hasta del FBI, lanzó un sitio web que buscaba explicar el caso y resolver todas las dudas de la sociedad: http://www.transparenciapaulette.com

Las personas pedían justicia para la niña en las redes sociales, castigaban a la madre (que se dijo tenía trastornos sicológicos), dudaban de las versiones de los implicados, pedían la pena de muerte para los responsables y cuestionaban la actuación de las autoridades, principalmente del ex procurador mexiquense, Alberto Bazbaz, que dejó el cargo tras el hecho.

Por ello, el caso de Paulette Gebara Farah fue uno de los más trágicos, mediáticos e impactantes de este 2010. Tan solo en Google,Paulette aparece con 14 millones 400 mil resultados, mientras que en Facebook se sigue pidiendo justicia para la pequeña y se condena a quienes lanzaron al mercado libros sobre el caso.

Las personas aún piden que no se olvide aPaulette Gebara, ni los pleitos posteriores entre el padre y la madre por la custodia de la hermana de Paulette, ni el rostro de la pequeñita acompañado del mensaje:

"Me llamo Paulette, tengo 4 años. Tengo una discapacidad motriz y de lenguaje. Presento una cicatriz en la espalda del lado izquierdo. No puedo valerme por mí misma, necesito a mis papás".
La Procuraduría General de Justicia del estado de México (PGJEM) informó que fue encontrado el cuerpo de la pequeña Paulette, de cuatro años de edad, quien desapareció la noche del domingo 21 de marzo.

Según versiones extraoficiales, el cadáver fue encontrado dentro de una bolsa negra de plástico, presuntamente debajo del colchón de la cama de la menor y el piso, durante la reconstrucción de hechos en presencia de los padres.

La familia Gebara Farah ocupaba el garden house del conjunto habitacional Porto Vita, ubicado en el número11 de la calle Hacienda del Ciervo, el cual se caracteriza por su amplitud de 300 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas.

Cabe recordar que la versión de la madre fue que acostó a Paulette la noche del domingo 21 de marzo y de acuerdo con reportes de una de sus nanas, la menor no fue encontrada la mañana del lunes 22 de marzo.

Las versiones contradictorias de los padres y de las dos nanas obligaron a la PGJEM a decretar su arraigo el pasado lunes, el cual tendrá un desenlace una vez que peritos en materia forense determinen las causas y forma en que murió la niña, quien sufría de problemas motrices y de lenguaje.