ROSA

ROSA

viernes, 5 de agosto de 2011

James Harrison, ‘el hombre del brazo de oro’,Salva con su sangre a millones de bebés







Salva con su sangre a millones de bebés,Un australiano de 74 años de edad ha salvado la vida a más de dos millones de bebés gracias a la composición de su sangre, que posee anticuerpos contra la enfermedad de Rhesus, una forma severa de anemia que afecta a los recién nacidos cuya sangre es incompatible con la de su madre.

James Harrison, ‘el hombre del brazo de oro’, ha salvado a 2,2 millones de recién nacidos en los últimos 56 años gracias a sus donaciones de plasma sanguíneo, que han ayudado a muchas madres a dar a luz a bebés que, en otras condiciones, hubieran fallecido. Su propia hija, Tracey, ha conseguido salvar a su hijo gracias a la sangre de su padre.

Cuando empezó a donar, la enfermedad de Rhesus causaba la muerte de miles bebés cada año en Australia. En el mejor de los casos, los recién nacidos sufrían enfermedades cerebrales para toda la vida. Fue por entonces que los médicos descubrieron que la sangre de Harrison podía neutralizar la incompatibilidad sanguínea entre madre e hijo y empezaron a introducirla en las mujeres y en sus bebés para detener el desarrollo de la anemia.

Harrison ha donado sangre cada pocas semanas desde los 18 años. A estas alturas ya ha efectuado un total de 984 donaciones. Cuando empezó a donar, su sangre se convirtió en un producto tan necesario que decidió suscribir un seguro de vida de un millón de dólares australianos (casi 680.000 euros, al cambio actual). Asimismo, Harrison participó voluntariamente en varios experimentos para ayudar a desarrollar la vacuna Anti-D.

No todos se lo creen

Para el jefe de la División de Inmunohematología del Banco de Sangre y Tejidos de Cataluña (BSTCAT), el doctor Eduardo Muñiz-Díaz “este hombre es sólo una de las miles de personas en el mundo con Rh negativo que, de forma voluntaria, son imnunizadas para que creen anticuerpos en el plasma; más tarde, ese mismo plasma es el que utilizan las farmacéuticas para fabricar la gammaglobulina anti D, o vacuna anti D, que evita la aparición de la enfermedad de Rhesus en los niños con un Rh incompatible con el de su madre”.

La sangre de este australiano, apodado como “el hombre del brazo de oro” por sus allegados, “no tiene nada de especial, la han hecho especial los médicos al incluirle en el programa de inmunización para que fabricara anticuerpos, al igual que sucedió con otros muchos hombres”, apuntó este experto.

“Probablemente la noticia es que a este australiano le hayan homenajeado por ser el donante más viejo o el que más veces ha donado (984), pero en ningún caso ha salvado el solo la vida de 2,2 millones de niños, ha sido la gammaglobulina anti D y los miles de donantes que, junto a este hombre, donan plasma de forma regular para la fabricación de la vacuna”, comentó el responsable del BSTCAT.

Con esta “vacuna anti D” se evita que los hijos con Rh positivo de madres con Rh negativo desarrollen la enfermedad de Rhesus, que puede causar daños cerebrales e incluso la muerte si no se trata adecuadamente. De hecho, “la aplicación de la gammaglobulina anti D es un procedimiento estándar que se sigue desde el año 68 en todos los países desarrollados para prevenir la aparición de la enfermedad en parejas con Rh diferentes”, añadió