viernes, 5 de agosto de 2011

tributo al angelito Carolina Ayelén Videla

Según el forense, Carolina Ayelén Videla, una bebé de 9 meses, fue arrojada violentamente al piso o contra un mueble antes de la medianoche del martes 13 de octubre. Catorce horas después sus padres y principales sospechosos de la muerte de la menor, la llevaron al hospital Sícoli de Lavalle pero la nena ya estaba muerta.

Con esta pericia, la fiscal especial, Claudia Ríos, imputó ayer a Sergio Videla (28) y Romina Zalazar (42) por homicidio agravado por el vínculo y los envió directamente a dependencias penitenciarias.

Ayer por la mañana, Ríos citó al médico del Cuerpo Médico Forense que realizó la necropsia sobre el cadáver de la menor.

El profesional le ofreció dos datos de gran importancia para la investigación. El primero, que las lesiones encontradas en el cuerpo y en la cabeza de la niña no son compatibles con un solo golpe sino con la acción de haberla arrojado contra el suelo o contra algo como un mueble, por ejemplo.

Por otra parte, resultó importante para la fiscal conocer cuándo se habrían producido las lesiones. El médico le explicó que si bien la niña había ingresado sin vida al hospital de Lavalle el 14 octubre a las 14.30, las marcas y heridas en el cuerpo se habrían producido al menos 14 horas antes, es decir, sobre la medianoche del mismo día.

El dato no es menor ya que la madre había declarado que sobre el mediodía del día de crimen no estaba en su casa. Es decir los momentos previos a que el hecho fuera puesto en conocimiento de la policía, ella no estuvo con la niña.

Lo cierto es con los horarios establecidos en la pericia del forense, la fiscal no sólo sospecha que la mujer estaba presente cuando la niña fue golpeada sino que no denunció la golpiza en la policía, ni se encargó de que su hija tuviera asistencia médica durante sus últimas 14 horas.

Con este cuadro de situación, la fiscal Ríos hizo traer a los detenidos -que estaban en las celdas de contraventores- y les indicó la nueva calificación procesal.

Si bien el expediente estaba caratulado como abandono de persona seguido de muerte, agravada por el vínculo, ahora la pareja enfrenta el cargo de homicidio agravado por el vínculo, un delito que tiene como pena la reclusión perpetua.

Tras este trámite, la fiscal ordenó que dejaran las celdas de contraventores y pasaran a dependencias penitenciarias.

Desnutrida y golpeada

El 14 de octubre a las 14.30 ingresó en el hospital una ambulancia llevando a la pequeña Carolina en estado grave.

La médica Sandra Rossi constató que no sólo presentaba signos de desnutrición sino también de haber recibido algunos golpes que, minutos después, serían la causa de la muerte de la niña.

La médica, cuando los padres le dijeron que habían dejado a Carolina al cuidado de uno de sus hijos y que se había caído de la cama, no creyó la historia y denunció el caso a la guardia policial.

El caso quedó en manos de la fiscal Marisa Cannata de Lavalle, quien ordenó la detención de la pareja que vivía en la finca Alta Elena, ubicada en la ruta 26, en Tres de Mayo. Al tiempo que se trasladó el cadáver al Cuerpo Médico Forense, los imputó por abandono de persona, seguido de muerte. Con la investigación encaminada, recién el martes la causa pasó a Delitos Especiales.