ROSA

ROSA

jueves, 4 de agosto de 2011

tributo al angelito Chloe Fahey




Padecía problemas mentales y eso ha provocado la muerte de la pequeña Chloe. Aisling Murray, una joven madre británica de 24 años, ha matado a su hija de sólo cinco años asestándole más de 50 puñaladas por un ritual. Lo hizo en su casa y con sangre fría, ya que tras el crimen, la mujer limpió la habitación de la menor y se volvió a su cama que tenía convertida en un altar. Tal y como han informado los medios locales, horas antes del suceso la propia Policía se personó en el domicilio ya que Murray estaba siendo objeto de seguimiento por desatender a la familia.Un nuevo suceso ha sobrecogido a todo Reino Unido. Una madre, de 24 años, ha matado de 52 puñaladas a su hija de cinco años
Según han informado la prensa británica, Aisling Murray, que así es como se llama la joven madre, llevó a cabo un ritual en su propia casa en el que acabó con la vida de su pequeña.
Tras ello, y después de recoger toda la habitación de la menor, Murray volvió a la cama como si nada hubiese pasado.
Horas antes del crimen, la Policía se había personado en el domicilio familiar para comprobar que todo seguía en orden ya que la mujer estaba siendo objeto de seguimiento por, al parecer, desatender a la familia.
Incluso, un día antes del macabro suceso, los servicios sociales acudieron a la casa de Murray para hacer un control rutinario. En el informe presentado tras la visita, los médicos consideraron que había "graves deficiencias" en la atención familiar por parte de la mujer.
Murray ya había sufrido problemas mentales durante cinco años. Después de seguir un tratamiento específico en un hospital, se la dio el alta considerando que su estado ya no revestía gravedad. Tras unos días, atacó a su compañero por lo que fue detenida. EPF