ROSA

ROSA

jueves, 4 de agosto de 2011

tributo al angelito Kerileidy Victoria Vargas





“Una niña estudiosa y muy amorosa”, así describió Islandia Vargas a su hija Kerileidy Victoria Vargas, la niña de 13 años de edad que fue asesinada a tiros por su propio padre que también mató a la abuela y madre de crianza suya.
El agresor también mató a su abuela y a su madre de crianza de 90 años, cuando discutió con su esposa bajo los efectos de las drogas.

En la tragedia, ocurrida el miércoles en la madrugada, en el paraje de Zalaya de la sección las Charcas, 7 kilómetros al sur de Santiago, Victoria Núñez hirió a su esposa Islandia Vargas, la madre de la niña, y a su otro hijo Edwin Victoria Vargas, de 10 años de edad.

La dirección del Hospital confirmó  la muerte de la menor.

“Sí, murió la niñita, ella batalló mucho y los médicos hicimos hasta lo indecible para mantenerla viva, pero no se pudo”, dijo a este diario con los ojos lagrimosos una doctora del hospital que participó en su atención.

Su abuelo José Antonio Vargas Rodríguez, a cuya casa fue llevado el cadáver de su nieta para el velatorio, explicó que ellos sólo esperan que la justicia le aplique todo el peso de la ley a Victoria Núñez. El padre de Islandia Vargas, la madre de la niña, quien junto a su otro hijo Edwin Victoria Vargas se recuperan de las heridas que le provocó con una arma de fuego el individuo, se quejó porque ahora ese “asesino” quiere aparentar que está arrepentido de todo lo que hizo y se hace el loco, cuando es harto conocido su historial violento con toda su familia