ROSA

ROSA

miércoles, 24 de agosto de 2011

tributo al angelito Marco Gomez



El 26 de enero de 1987, Juan Daniel Revilla llevó a su novia, Michelle McElmurry, al Condado de Jackson del Departamento de Salud para un chequeo. Marcos Gómez, hijo de Michelle, se quedó solo en la casa compartida por Daniel Juan Revilla y McElmurry.

Aproximadamente 40 minutos después, Daniel Juan Revilla corrió por el pasillo del hospital del condado llevar a Marcos en sus brazos, gritando que se había tragado la lengua y no respiraba. Los intentos posteriores por el hospital el personal médico no tuvieron éxito en revivir al niño inconsciente.

El personal del hospital cuenta numerosas heridas y lesiones en el cuerpo de Marcos, como moretones en la espalda, ampollas en el pecho, descamación de la piel en el pecho y la ingle, las quemaduras en los muslos y los oídos, y laceraciones en sus muslos y los brazos. El informe de la autopsia mostró una hinchazón y el sangrado en el cerebro y la separación completa del hígado.

Daniel Juan Revilla negó que causan la muerte de Mark, y explicó que cuando regresó a casa de Michelle dejar fuera de la clínica, vio a Marcos tirado en el suelo. Mark estaba pálido y parecía no respirar.

Revilla intentó revivir marca al golpearlo en el abdomen. Cuando Mark faltaba el aire, Revilla le golpeó de nuevo. No se puede iniciar su respiración, Revilla afirmó que comenzó a entrar en pánico, agarró a Marcos, sacó su ropa, lo llevaron al cuarto de baño, lo colocó en la bañera, se inclinó a su vez en el agua fría, pero accidentalmente la llave del agua caliente, quemaduras al bebé.

Convertir el agua de, envolvió a Mark en una manta, y en su prisa por salir del baño, golpeó la cabeza del bebé en el marco de la puerta. Al salir de la casa a toda prisa, tropezó y cayó encima de la marca en un sótano de hormigón.
Revilla se levantó y corrió al hospital Marcos.

Además testimonio posterior oído en el juicio es que Daniel Juan Revilla tratado de doble marca en un escondite de un sofá-cama, que lo puso en un cajón de la cocina y cerró el cajón, y que él se burló de 13 meses de edad, marca al no permitir que que se vaya a su madre, ir a dormir o jugar con sus juguetes, la evidencia también muestra que la marca tenía tanto miedo de Revilla que iba a llorar y se niegan a irse con él.

Daniel Juan Revilla había dicho que odiaba a Marcos porque él no era su hijo, Revilla había golpeado también Marcos y arrojados él en el suelo, que en una ocasión Revilla cinta envuelta adhesiva alrededor de los hombros de Marcos, lo arrojaron en una bañera de agua fría luego colgó él por sus talones, y en otra ocasión Revilla cubrió su cinturón alrededor de Mark y apretó él.

Daniel Juan Revilla fue declarado culpable matando poco Marcar Gómez. Revilla, quien tenía 18 años cuando cometió el crimen capital, fue condenado a muerte el 04 de diciembre 1987

Revilla, fue ejecutado por inyección letal en la Penitenciaría Estatal de Oklahoma en
McAlester, Oklahoma el 16 de enero de 2003.