ROSA

ROSA

jueves, 4 de agosto de 2011

tributo al angelito Violet Mullen



Violet Mullen fue golpeada, abofeteada y aplastada por Gary durante tres semanas. Finalmente, la pequeña murió por un golpe en el estómago que le desgarró los órganos internos. La niña murió por una hemorragia interna tras sufrir contusiones, fracturas costales, lesiones cerebrales y heridas comparables a las sufridas en un accidente automovilístico.

Según informa el diario Daily Mail, el jurado de un tribunal de Manchester le ha declarado culpable del atroz asesinato de la pequeña y le ha condenado a cadena perpetua. La madre de la niña, Claire Flanagan, de 22 años ha sido absuelta.

El día de la muerte de la pequeña, Alcock acostó a la pequeña, según ha relatado el juez, "con la esperanza de poder disfrutar de un poco de tiempo libre para jugar a la vídeo consola". "Usted perdió el control y la calma de la manera más inimaginable. La golpeó primero en la boca y, después, inexplicablemente y con una fuerza salvaje en el estómago", afirma.

Sólo cuando la madre de la pequeña llegó a casa llamaron a los servicios de emergencia. Cuando llegaron a la casa Violet ya no respiraba, intentaron reanimarla pero murió 45 minutos después de llegar Royal Hospital de Oldham.

Alcock sólo tenía una condena anterior por la violencia, pero el jurado escuchó el testimonio de que había sido violento con otros niños. BQM