lunes, 26 de septiembre de 2011

Padre Henri Nouwen









































Henri Nouwen, de entre los autores espirituales, es el más popular y prolífico de la segunda mitad del siglo XX. Durante 11 años vivió en las comunidades El Arca de Trosly, en Francia, y en la de Daybreak, Canadá, entre 1985 y 1996, año en que fallece inesperadamente a la edad de 63 años.

Henri Jozef Machiel Nouwen (Nijkerk, 24 de enero de 1932 – Hilversum, 21 de septiembre de 1996) fue un sacerdote católico holandés autor de más de 40 libros sobre Espiritualidad..

Henri Nouwen estudió psicología en la Universidad Católica de Nijmegen y se ordenó sacerdote en 1957. Para 1964 viaja a Estados Unidos para estudiar en la Clínica Menninger y en 1974 decide vivir durante un año en la abadía trapense de Génova. Más tarde da clases en Yale; en 1981, deja los Estados Unidos y decide vivir entre los pobres de América Latina antes de iniciar un ciclo de enseñanza en Harvard. Después de casi dos décadas como profesor en la Menninger Foundation Clinic de Topeka, Kansas, EEUU y en las Universidades de Notre Dame, Yale y Harvard, abandonó su trabajo para compartir su vida con personas con discapacidadas mental en la comunidad de El Arca de Daybreak en Toronto, Canadá.

En 1985, Henri Nowen se une a la comunidad de Trosly, Francia, invitado por Jean Vanier. Un año más tarde acepta la propuesta de la comunidad Daybreak, en Canadá, para ser su capellán. En uno de sus múltiples libros, Signe de vie, expresa su convicción en que “una vida fructuosa primero se vive en la vulnerabilidad. […] Sólo si dejamos caer nuestros escudos, si sentimos la suficiente confianza para reconocer nuestras necesidades y nuestras debilidades recíprocas podremos vivir juntos una vida que dé frutos”.

Henri Nouwen falleció, súbitamente, el 21 de septiembre de 1996 mientras visitaba Holanda, su país natal, por un ataque al corazón; sus restos yacen en King City, Ontario. Es autor de varios libros, entre los cuales, algunos están inspirados en su vida en El Arca en compañía de personas con deficiencia intelectual, por ejemplo, Adam.

Sus libros son muy valorados tanto por protestantes como por católicos. “En el nombre de Jesús”, “Payasadas en Roma”, “La vida del amado”, “El regreso del hijo pródigo” y “El camino del corazón” son sólo algunos de sus títulos más reconocidos.

“Me tomó todo un año discernir si mi llamado era a vivir con personas con discapacidad mental; sin embargo, aún sentía una gran inquietud: ¿Sería yo capaz de responder a ese llamado? Siendo más joven, apenas si prestaba atención a las personas con discapacidad mental; me había interesado más por los estudiantes universitarios y sus problemas. Aprendí a pronunciar conferencias y a escribir libros; sabía construir una presentación basado en tres puntos, organizar los párrafos, escoger subtítulos; me gustaba argumentar y analizar. No obstante, poco sabía de la comunicación con hombres y mujeres que apenas pueden hablar o que si pueden, no se interesan en las demostraciones lógicas y los bellos razonamientos. […] a pesar de mis temores, al llegar a Daybreak en agosto de 1986, estaba seguro de haber tomado la buena decisión. Después de haber pasado más de 20 años en los salones de clase, llegó el momento en que me convencí de que Dios ama a los pobres de espíritu de una forma muy especial y que, aunque yo tenía muy poco que ofrecerles, ellos tenían mucho que darme”.

(Henri Nouwen, fragmento de El regreso del hijo pródigo, Bellarmin, 1995)