ROSA

ROSA

lunes, 17 de octubre de 2011

Tributo al angelito Gabriel Omar Ortiz Ramírez




La joven María Ortiz Ramírez confesó esta noche que maltrató hasta la muerte a su pequeño de dos años porque estaba furiosa tras una pelea con su esposo.

Con cicatrices de mordidas, quemaduras de cigarrillos, hematomas en la cabeza y marcas de azotes en la espalda, el infante de dos años Gabriel Omar Ortiz Ramírez fue trasladado a eso de las 2:10 p.m. en ambulancia al Centro Médico de Mayagüez, donde lo certificaron muerto.

El sargento Ferdinan Acosta, director de la Unidad de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Mayagüez, detalló que el frágil cuerpo del niño presentaba obvios signos de maltrato y un hematoma en la frente compatible con un fuerte golpe contra una superficie plana.

“Claramente tiene marcadas mordeduras en diferentes partes del cuerpo, muestra marcas de aparentes cicatrices de quemaduras de cigarrillos. Yo pude contarle más de 15, pero perdí la cuenta. Tenía un hematoma en la frente como si le hubiesen golpeado y marcas en la espalda, cicatrices como si le hubieran dado con un cable”, sostuvo el sargento.

Las autoridades esclarecieron en cuestión de horas el caso, cuando finalmente su madre, Ortiz Ramírez, admitió que le propinó dos puños en el costado izquierdo, que con toda posibilidad le pudo haber desprendido órganos vitales.

El sargento Acosta explicó que se llevaron para las oficinas de Homicidios en la comandancia de Mayagüez a la madre, ama de casa de 19 años, y al padrastro David Manuel Caraballo Valentín de 24 años, empleado de mantenimiento del municipio de Mayagüez.

“Contaron que en horas de la mañana, la joven aparentemente enfurecida por discusiones entre la pareja, se desquitó con el nene y le dio dos golpes en el costado izquierdo. Ella dijo que lo acostó y que al rato de percató que no estaba respirando, lo cogió al hombro y trató de resucitarlo y al no responder lo llevaron el Centro Médico’’ expresó el oficial de la uniformada que le contó la madre.

‘’Admitieron que esas discusiones eran frecuentes y que cada vez que peleaban por diferencias entre la pareja, ella se desquitaba con el bebé’’ añadió el sargento Acosta al destacar que la mujer estaba llorando y mostraba estar arrepentida.

La mujer tiene unas niñas gemelas de 3 años que el Departamento de la Familia hacía gestiones para removerlas del hogar, al tiempo en que el padre de los menores había sido citado por la policía para entrevistarlo con relación a lo ocurrido. “Ese apartamento estaba en completo desorden, sin muebles, la cocina destrozada, con poca comida y él dijo que ha estado tratando de echar para adelante, que la quería y mucho más al bebé de ella que lo está criando desde que tenía un mes de nacido’’ dijo Acosta.

Por lo pronto la mujer continuaría detenida hasta que se le haga la autopsia para determinar si las causas de la muerte son compatibles con su relato a las autoridades, para entonces proceder a radicarle cargos de asesinato y Ley 177 de Maltrato de Menores.

El director de Homicidios de Mayagüez dijo que el joven padrastro está cooperando y que confesó que “yo por temor a que me dejara y me quitara el nene, porque lo quería como si fuera mi hijo, permanecía callado’’.

Por su parte, la secretaria de la Familia, Yanitsia Irizarry, sostuvo que un plan de seguridad se activó ante la muerte del menor que podría culminar en la remoción preventiva de las otras dos niñas de la familia mediante acción judicial o un trámite administrativo.

“El informe del caso nos llegó a través de la Línea de Emergencias 911. Hay empleados de Familia en el hospital y en la comunidad de la familia, entrevistando a familiares, médicos, en fin toda persona que pueda tener información sobre el menor”, sostuvo la funcionaria.

Indicó, además, que las primeras 72 horas después de la muerte de un infante son cruciales para determinar si pudo haber mediado un acto de negligencia o criminal por parte de sus custodios.