ROSA

ROSA

miércoles, 12 de octubre de 2011

Tributo a Steve Jobs




















Steve Jobs, uno de los fundadores de Apple, murió de un paro respiratorio provocado por un tumor de páncreas, según consta en su certificado de defunción divulgado ayer por el Departamento de Salud Pública del Condado de Santa Clara.

Jobs murió el pasado miércoles en su casa en Palo Alto, California, cerca de las 15.00 hora local. El certificado indica «paro respiratorio» como la causa inmediata de la muerte y la «metástasis de tumor neuroendocrino de páncreas» como la condición subyacente que provocó los problemas respiratorios. Tras su fallecimiento fue identificado como un empresario de la industria de alta tecnología con educación «universitaria incompleta», según consta en el documento, en el que también se precisa que no se le practicó autopsia para confirmar las razones de su muerte.

La reconocida figura del mundo tecnológico murió a los 56 años rodeado de su esposa y sus familiares más cercanos. Dos días después de su desaparición, sus cenizas fueron sepultadas en un cementerio no confesional en Palo Alto. Jobs llevaba años luchando contra el cáncer. Cuando renunció a su cargo en agosto del año pasado, entregando el mando de la compañía al jefe de operaciones Tim Cook, Jobs dijo simplemente que ya no podía cumplir con sus deberes como presidente ejecutivo.