ROSA

ROSA

sábado, 19 de noviembre de 2011

tributo al angelito de 10 meses lanzado al rio ebro

Un hombre de Logroño confesó anoche a la Policía que había ahogado al bebé de su pareja, de tan sólo 10 meses, en el río Ebro.
Aunque la investigación se encuentra bajo secreto de sumario, todo apunta a que el padrastro, de nacionalidad rumana, había discutido con la madre de la niña junto a la Biblioteca Pública de la capital riojana, antes del suceso. Un testigo que paseaba cerca del lugar de los hechos y que presenció la disputa entre ambos, avisó a la Policía Nacional.
El acusado, que había amenazado durante la pelea con llevarse a la niña, finalmente cumplió sus palabras.
Aunque en un principió se especuló con la posibilidad de que el padrastro podría haber cogido al bebe, mientras que discutía con su pareja, para correr y lanzarlo desde la pasarela del Ebro, el concejal de Policía de Logroño, Miguel Sáinz, ha aclarado esta mañana en una rueda de prensa que el hombre ahogó a la niña sumergiéndola en las agua del rio.
Fue el propio padrastro el que confesó a la policía que había arrojado a un niño al agua, aunque, indagaciones posteriores, han podido demostrar que el presunto parricida se metió en el río y ahogó a la niña.
La niña fue rescatada cuando llevaba 45 minutos en el agua
Casi una hora después y con la ropa aún mojada, el presunto autor se entregaba en dependencias de la Policía Local y confesaba los hechos, pero se negó a dar cualquier pistaque facilitara la localización de la menor, lo que demoró las labores de búsqueda.
Los bomberos encontraron al bebé aún con vida cuando llevaba unos 45 minutos en el agua, entre la pasarela peatonal y el puente de Hierro, pero a pesar de los esfuerzos de los equipos sanitarios por reanimarla, fallecía poco después.
La búsqueda se inició cuando la madre, junto a testigos de la discusión previa a los hechos, avisó a la Policía después de que persiguiera sin éxito al presunto aparricida.
El hombre ha sido detenido y puesto a disposición judicial, después de ser reconocido en el Hospital San Pedro de Logroño, donde fue sometido a pruebas toxicológicas y de alcoholemia, sin que, según el concejal, conste que presentara síntomas en ese sentido.
La madre de la niña, de sólo 17 años y también de nacionalidad rumana, tuvo que ser atendida por una fuerte crisis de ansiedad cuando le comunicaron la muerte de su bebé sobre las 22:00 horas.
No se tiene constancia de que hubiera alguna denuncia por malos tratos
No se tiene constancia de que hubiera alguna denuncia en la pareja por malos tratos, ni que él tenga antecedentes policiales.
El concejal de Policía de Logroño, Miguel Sáinz, también ha hablado de la posibilidad de que el Ayuntamiento de Logroño se presente como acusación particular de este caso, pues ha conmocionado a la ciudad. Sáinz ha anunciado que, mañana, en la habitual concentración de los jueves en la Plaza del Ayuntamiento contra la violencia de género, se guardará un minuto de silencio, que se repetirá en el pleno ordinario de la Corporación, fijado para la tarde.