ROSA

ROSA

domingo, 8 de enero de 2012

Georg Karl asesino en serie


Georg Karl Grossman nació en Neuruppin cerca de Berlín en 1863. No se sabe gran cosa de sus primeros años, excepto que, tuvo encuentros sexuales de carácter sádico. Veinte y cinco detenciones a lo largo de su carrera delictiva incluyó tres condenas por molestar niños. Aunque trabajó de carnicero, Grossmann prefirió vivir de la mendicidad en las calles, y su dinero lo gastaba en prostitutas.
Protegido por su hoja de veterano de la Primera Guerra Mundial, Grossman mataba a sus víctimas y vendía la carne en el mercado negro, cerca de la terminal del ferrocarril de Silesia, mientras que lanzaba sus huesos al río. La guerra y la posterior depresión de la República de Weimar, hizo que el hambre fuera un elemento habitual en las calles de Alemania, por lo que el pasado carnicero de Grossmann le facilitó la venta de sus piezas de carne.
En agosto de 1921, Grossman fue arrestado en su apartamento de Berlín después de que los vecinos escucharan gritos y de lucha violenta antes de que llegara el silencio más absoluto. La policía registro su apartamento y encontraron a una mujer recientemente asesinada en la cama. Grossman fue arrestado y acusado de asesinato. Los vecinos explicaron que subía habitualmente acompañado de mujeres, jóvenes en su mayoría durante los últimos años. Nadie vio salir a alguna de ellas.
Cuántas víctimas cayeron en las manos de Grossman es una dato que no se sabe con certeza. Solo se encontró el cuerpo de su última víctima. Según sus propias declaraciones una vez detenido, el asesino confesó que había aniquilado al menos unas cincuenta mujeres, habiendo abusado de ellas sexualmente antes de matarlas.
Grossman se colgó en la celda de la cárcel mientras esperaba la ejecución de su pena de muerte.