ROSA

ROSA

viernes, 8 de junio de 2012

Tributo a la niña Savannah Hardin









Castigo por comerse unos chocolates a escondidas
Una niña de Alabama, sufrió esta semana la peor de las torturas antes de morir a manos de sus propios familiares.
Se trata de la pequeña Savannah Hardin, de tan solo 9 años de edad, quien sufrió una apoplejía luego de que su madrastra Jessica Mae Hardin y su abuela Joyce Hardin Garrard la obligaran a correr durante tres horas sin parar.
De acuerdo a reportes de Daily News, la pequeña y dulce Savannah Hardin recibió tal castigo de parte de sus familiares por comer unos cuantos chocolates a escondidas.
Tras ser obligada a correr por tres horas, Savannah murió por cansancio y deshidratación. La madrastra y abuela de la niña se encuentran en la cárcel esperando cargos de asesinato.
El terrible caso de Savannah no hace más que volver a ratificar la maldad con la que actúan padres de familia en todo el mundo. Tan solo hace algunas semanas se reportó la noticia de un pequeño niño quien fue obligado a hacer ejercicios a muy bajas temperaturas y utilizando solo su ropa interior.
La verdad es terrible... la mayoría de los casos en los que un menor de edad es abusado o hasta asesinado tienen a los propios padres de familia como responsables de estos crímenes.
Lamentablemente nadie puede verificar que todos los padres de este mundo sean aptos para cuidar de los niños que traen al mundo y lo único que podemos esperar es que todos los menores de edad siempre estén cuidados para que esta clase de crímenes paren de una vez por todas.
Los padres de familia deberían ser sinónimo de protección y amor... no todo lo contrario.