domingo, 4 de noviembre de 2012

Jerry Sandusky violador de niños


Jerry Sandusky pasará de 30 a 60 años en prisión por haber abusado sexualmente de 10 niños en un periodo de 15 años. De esta forma el escándalo de la Universidad Penn State se encamina a su fin. Sandusky fue el coordinador defensivo del equipo de fútbol americano de la universidad y mano derecha de Joe Paterno, el entrenador leyenda, quien murió en medio del escándalo y cuya carrera y logros fueron completamente borrados por su conocimiento de los abusos y por no haber alertado a las autoridades. Con 68 años, Sandusky bien podría pasar el resto de su vida tras las rejas. La sentencia fue “realista”, tomando en cuenta que los cargos que se le imputaron, que incluye hasta 45 casos de abuso de menores, podrían haber acarreado una pena de 400 años en prisión. El sentenciado pedófilo tendrá 98 años al momento de poder solicitar libertad condicional por primera vez. El pasado mes de junio Sandusky fue encontrado culpable de los hechos. Su historia sacudió a la comunidad de Penn State y a todo los Estados Unidos, especialmente cuando se conoció la complicidad de Paterno y del resto de las autoridades de la reconocida universidad. Según se demostró en el juicio los directores de Penn State y Paterno sabían de los casos de abuso por parte de Sandusky, muchos de los cuales cometió a través de una organización benéfica. Incluso llegó a abusar de niños en las instalaciones de la universidad. En ningún momento la policía fue alertada. Sandusky llegó a la corte vistiendo el tradicional traje rojo de prisión. Su rostro mucho más delgado que cuando fue detenido. Habló durante 13 minutos en la audiencia donde conoció su sentencia y dijo que “yo no hice esos actos despreciables”. Su esposa y tres de sus hijos estuvieron acompañándolo y lo saludaron desde el público. “Este es el momento en el que descubres quiénes son tus verdaderos amigos en el cuarto periodo, quiénes se quedan contigo”, dijo Sandusky. Al menos tres de las víctimas del antiguo entrenador de fútbol americano estaban entre los presentes. Quien no estuvo presente fue Matt, hijo de Sandusky, quien reveló que también había sido abusado en un momento de su vida.