ROSA

ROSA

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Liliana Crociati de Szaszak fallecio en su luna de miel




















Liliana Crociati, hija de un conocido peinador, pintor y poeta italiano. Falleció a los 26 años en Innsbruck, en 1970, cuando se encontraba en viaje de bodas. Un alud golpeó la parte del hotel dónde se hospedaban. Moriría asfixiada por su propia ropa entre la nieve. Ese mismo día, a 14.000 kilómetros de distancia, también murió Sabú, su perro. En la escultura realizada en bronce podemos ver a Liliana vestida con su traje de novia, su anillo de compromiso y acompañada por su querida mascota. La madre de Liliana exigió que su tumba solo fuera decorado como replica de la que fuera su habitaciòn en vida. Se puede reconocer su féretro desde la entrada ya que este está semicubierto por un tsari rojo que ella adquirió en un viaje a la India. En las paredes podemos ver retratos pintados de Liliana. Su padre mando a tallar en marmol un poema en Italiano en las paredes de la tumba... A mi hija: Sólo me pregunto por qué te has ido y has dejado destrozado mi corazón. Que solo te quería por qué? Por qué? Solo el destino sabe el por qué y me pregunto por qué? Por qué no se puede estar sin ti, por qué? Tan linda eras que la naturaleza, envidiosa, te destruyó, por qué? Por qué, solo me pregunto si hay dios, se lleva lo que no es suyo. Por qué destroza y deja hasta el infinito el dolor! Porqué, creo al destino y no a ti, por qué? Por qué solo se que siempre sueño contigo, por qué hay de qué? Por todo el amor que siente mi corazón por ti. Por qué? Por qué? Tu papá... CURIOSIDAD: Nadie supo explicar qué sucedió con el viudo, si vivió o no. Tampoco se entiende por qué un misterioso hombre le deja flores en la puerta de la tumba y huye antes que alguien pueda preguntarle algo.