ROSA

ROSA

sábado, 17 de noviembre de 2012

tributo al angelito Jordan Coleman

Un centro de cuidado infantil en Sunrise está bajo investigación después de la muerte de Jordan Coleman, de 4 años de edad. El lugar ha sido cerrado, al menos temporalmente, por orden de las autoridades que velan por el bienestar infantil en Broward. La Oficina de la Policía de Broward, que investiga las alegaciones de abuso infantil bajo contrato con el estado, ordenó el jueves el cierre del centro 3C, dijo Dani Moschella, portavoz del jefe policial Al Lamberti. “Puedo prometer que la muerte de un niño de 4 años es algo que nuestra unidad de homicidios toma muy en serio”, dijo Moschella. “Va a haber una investigación completa”. “Tenemos una familia, y muchas personas con muchas preguntas”, agregó Moschella, “y necesitamos responder las todas. Una familia llora la muerte de una persona que había acabado de cumplir 4 años. Esta es una pérdida trágica, y tenemos mucho trabajo que hacer”. Hasta el viernes no se habían efectuado arrestos en este caso. Mientras tanto, la familia de Jordan tiene que pasar por la triste tarea de planear un funeral, en lugar de un cumpleaños, para el pequeño que llamaban JoJo. El había cumplido 4 justo unas semanas antes, dijo su tía abuela, Cynthia Coleman, que regresaba de una reunión familiar a bordo de un crucero de tres días a las Bahamas. Estaba saludable y era extrovertido. Y el miércoles, como otros días en el verano, su abuela lo llevó caminando al cuidado diurno en su vecindario de Sunrise, ded donde después no regresó a casa. “Nuestros corazones simplemente sufren en este momento”, dijo ella. Para hacer el dolor aún peor: los operadores del cuidado diurno le mintieron a la familia, al decirle que JoJo colapsó mientras jugaba. Jordan estaba sólo en el cuidado diurno para el verano, dijo Coleman, aunque tenía un medio hermano más joven y un primo segundo que asistían al mismo desde hacía un año y medio. Los tres eran tan cercanos, que la familia los llamaba los Tres Mosqueteros. Antes del miércoles, la familia no había tenido problemas con el cuidado diurno, dijo Coleman. Pero en el momento de la muerte de Jordan, la Academia Diurna 3C había estado bajo escrutinio de la división de Licencias de Cuidado Infantil del Condado Broward. Desde que el centro abrió en el 2008, la dueña Cecily Roberts había sido repetidamente citada tanto por tener más niños de los que su licencia permitía, como por dejar a los niños, algunos de ellos infantes, bajo el cuidado de su hija. La hija, Camile Gordon, tenía 18 años ( muy por debajo de la edad requerida para operar un centro de cuidado diurno) cuando Roberts la empleó por primera vez. La última inspección que realizaron a Roberts fue en junio, y se le citó por cuatro violaciones. Registros del Departamento de Niños y Familia mostraron que los investigadores creían que Roberts le había dicho a su hija que escondiera los ocho niños del centro de cuidado diurno con sede en su casa, porque temía que las autoridades de licencias regresaran a la casa para volverla a inspeccionar y descubrieran que se mantenía operando por encima de la capacidad autorizada en su licencia.