ROSA

ROSA

martes, 18 de diciembre de 2012

El asesinato de Leiby Kletzky







El 11 de julio 2011 Leiby Kletzky, un jasídico judío chico, fue secuestrado mientras caminaba a casa desde su campo de jornada escolar en el barrio jasídico de Boro Park , Brooklyn en Nueva York . Su desmembrado cuerpo fue encontrado en el Kensington apartamento de asesino confeso Levi Aron, de 35 años, y en un contenedor de basura en otro barrio de Brooklyn, Sunset Park , en la mañana del miércoles 13 de julio. Desaparición Kletzky desató una búsqueda sin cuartel por la policía de Nueva York y una búsqueda de bloque a bloque hasta 5.000 judíos ortodoxos voluntarios de Nueva York y otros estados coordinado por el Brooklyn South Shomrim patrulla de voluntarios civiles. - 12 de julio de 2011 Aron fue detenido la madrugada del miércoles tras el examen de los vídeos de las cámaras de vigilancia a lo largo de la ruta del muchacho le mostró reunirse con un hombre afuera de la oficina de un dentista y luego al parecer a subir a su coche. Aron dio una confesión manuscrita de 450 palabras a la policía después de su detención, pero se declaró no culpable en su primera audiencia. El secuestro y asesinato del niño de ocho años de edad, conmocionó a la comunidad insular Brooklyn jasídico, cuyas calles se consideran relativamente seguros. El caso ha sido comparado con el secuestro y asesinato de 1979 Etan Patz , un niño de seis años de edad, SoHo residente que fue secuestrado mientras se dirigía a su autobús escolar por primera vez. Antes de que el caso fuera a juicio, el 09 de agosto 2012 Aron se declaró culpable de un cargo de asesinato en segundo grado y un cargo de secuestro en segundo grado, como parte de un acuerdo con el fiscal convenio elaborado entre los fiscales y los abogados defensores. En 29 de agosto, el juez Neil Firetog Aron sentenciado a 40 años a cadena perpetua. Aron sería elegible para libertad condicional en 2051, que incluye el crédito por el tiempo servido. En el congelador, cortados y en bolsas de plástico, estaban los dos pies de Leiby Kletzky, el niño de ocho años que había desaparecido dos días antes en Borough Park, el barrio de los judíos ortodoxos NUEVA YORK.-La Policía encontró la puerta entreabierta y se topó con Levi Aron en su cuarto y sin camisa. "¿Sabes por qué estamos aquí? ¿Dónde está el niño?", le preguntaron. Y Aron apuntó sin abrir la boca hacia la cocina. La nevera estaba llena de regueros de sangre; los agentes la abrieron... En el congelador, cortados y en bolsas de plástico, estaban los dos pies de Leiby Kletzky, el niño de ocho años que había desaparecido dos días antes en Borough Park, el barrio de los judíos ortodoxos que ha sido escenario de uno de los crímenes más macabros que recuerda Nueva York. El asesino reveló que el resto del cuerpo descuartizado del niño estaba dentro de una maleta roja, a unos dos kilómetros de allí, en el barrio de Sunset Park en Brooklyn. No dijo nada más cuando se lo llevaron esposado, el día de su 35 cumpleaños y ante la estupefacción de sus vecinos, que se habían volcado infructuosamente en la búsqueda del niño desde su desaparición el lunes pasado. "La ciudad está en estado de 'shock'", confesó el alcalde Michael Bloomberg, horas después del multitudinario funeral por el niño en las calles de Borough Park, tomadas por miles de judíos jasídicos llegados de todo el estado de Nueva York. "Gracias, Dios, por todo el tiempo que me diste junto a él", fueron las palabras lastimeras del padre, Nachman Kletzky. La Policía, entre tanto, sigue interrogando a Levi Aronen la búsqueda de un porqué. El asesino, según sus interrogadores, ha dado muestras de "inestabilidad mental" y ha respondido de un modo muy incongruente hasta el momento. En el momento de admitir su culpabilidad, Aron confesó que lo había matado "por un ataque de pánico", al saber que había miles de judíos ortodoxos buscándolo y que se había ofrecido incluso una recompensa de 125.000 dólares a quien diera con su paradero. El asesino aseguró que el primer día estuvo varias horas en coche con el niño y que le llevó incluso a una boda en un pueblo. El día siguiente, según su testimonio, decidió atarlo en una silla para que no se escapara, pero no llegó a abusar de él. Lo mató sofocándolo con una toalla, y luego decidió despedazar su cadáver para deshacerse más fácilmente de él. Un dependiente de una ferretería Hasta hace cuatro días, Levi Aron era un anónimo y taciturno dependiente de una ferretería en Borough Park. Dos veces casado y otras tantas separado y sin hijos. Considerado por familiares y vecinos como "raro", "callado" y "explosivo", pero sin más antecedentes que una multa por orinar en la vía pública. Cumplidor con los preceptos religiosos, pero abonado a la cultura "pop" y seguidor de Lady Gaga, Katy Perry y demás famosas en Facebook. Sus vecinos, eso sí, habían avisado a las patrullas locales del Shomrim (integradas por grupos de voluntarios jasídicos) sobre el extraño hábito de Levi Aron de merodear en los parques e invitar a los niños "a dar una vuelta" en su destartalado Honda. En su coche acabó precisamente el pequeño Leiby Klezky, que tuvo la mala suerte de preguntarle en plena calle cuando se perdió en el camino de vuelta a casa, tras salir del campamento de verano en la escuela Yeshiva Boyan. "Ocurrió por suerte y fue un terrible golpe del destino para el niño", aseguró el comisario-jefe de Policía de Nueva York Raymond Kelly. La Policía ha comprobado que el asesino hizo incluso esperar en plena calle al niño durante siete minutos, mientras acudía a la consulta de un dentista a pagar la factura. Un vídeo de seguridad instalado en la acera captó el momento en que Aron salía de la consulta y los dos cruzaban la calle. La Policía obtuvo el vídeo el martes por la tarde y logró la dirección del entonces sospechoso gracias a la consulta del dentista. Más de una veintena de agentes rodearon el edificio empuñando sus pistolas y pidieron que se entregara sin oponer resistencia desde las escaleras. Encontraron la puerta a medio abrir y preguntaron: "¿Dónde está el niño?". Demasiado tarde.