ROSA

ROSA

sábado, 1 de diciembre de 2012

Judith Eva Barsi






Judith Eva Barsi (Valle de San Fernando, California, 6 de junio de 1978 - Canoga Park, California, 25 de julio de 1988) fue una actriz estadounidense. Hija de emigrantes húngaros, fue descubierta casualmente en una pista de patinaje en San Fernando Valley a los 5 años (corría el año de 1983), cuando, debido a su estatura, fue confundida con una niña de unos 3 años. Participó en diversas películas (Tiburón 4: la venganza, El ojo del tigre entre otras), así como en telefilmes y en capítulos aislados de famosas series de televisión de los años 1980 (Cheers, Remington Steele, Cagney y Lacey, y Growing Pains (conocida como ¡Ay, cómo duele crecer! en México y Los problemas crecen en España, por citar algunas). Pero este éxito tan repentino no le sentó nada bien a su padre, que empezó a sentirse ninguneado porque su hija era más apreciada y respetada y ganaba más dinero que él, siendo la principal fuente de ingresos de la familia (en 1987 llegó a ganar unos 100.000 dólares), lo que permitía algunos lujos como una casa nueva. Esta situación lo llevó a darse a la bebida y a volverse cada vez más violento contra su familia (tanto su hija como su mujer), a las que maltrató física y psicológicamente y llegó a amenazar reiteradamente de muerte. Dichas amenazas se materializaron el 25 de julio de 1988, en que la pequeña, de sólo 10 años, recibió un disparo mortal en la cabeza mientras dormía, y acto seguido su madre. Tras ambos asesinatos, él se encerró en casa durante dos días con ambos cadáveres, al cabo de los cuales, les prendió fuego y se suicidó. En su país, será también recordada por prestar su voz a clásicos del cine de animación como En busca del valle encantado (1988) y Todos los perros van al cielo