ROSA

ROSA

sábado, 8 de diciembre de 2012

la historia de Jenni Lake





Jenni Lake ,una joven de 17 años quien a su corta edad fue capaz de asumirla al punto de dar la vida por su hijo. Teniendo tan sólo 16 años Jenni fue diagnosticada de cáncer cerebral y prontamente comenzó a recibir agresivas radioterapias. Quienes la conocieron cuentan que al enterarse de su enfermedad enfrentó la noticia con mucha fortaleza aún cuando el diagnóstico inicial era que tenía 30% de posibilidades de sobrevivir. Sin embargo, tras algunos meses de tratamiento sus tumores comenzaron a disminuirse drásticamente y su pronóstico de curación era bastante alentador. Fue ahí cuando ella tuvo que tomar una decisión bastante heroica. Como muchas chicas, Jenni se tuvo que enfrentar al desafío de un embarazo no planificado que además era incompatible con el tratamiento que estaba recibiendo. Esta valiente joven tuvo que enfrentarse a la opción que le dio su doctor de abortar al hijo de 10 semanas que llevaba en el vientre para poder seguir su tratamiento o interrumpir el tratamiento que estaba recibiendo contra el cáncer con plena conciencia de poner en riesgo su propia vida. Ella hizo una opción por cuidar la vida de su hijo antes que cuidarse a ella misma siendo su mayor preocupación saber que el hijo que estaba gestando ya había recibido dos dosis de radioterapia antes que ella supiera de su embarazo. Sus padres quienes se han dedicado a difundir su historia como un testimonio de sacrificio cuentan que para ella no hubo ninguna duda de cuál era la opción correcta. Jenni Lake murió el 21 de diciembre a los doce días de haber dado a luz, feliz de saber que estaba haciendo lo correcto. Poco antes de morir Jenni dijo: ”He hecho lo que tenía que hacer. Mi bebé va a estar sano”.