ROSA

ROSA

sábado, 8 de diciembre de 2012

RIP TERRI SCHINDLER SCHIAVO



Hace quince años, Terri Schiavo sufrió un daño cerebral que la dejó en total dependencia de los demás para las cosas más elementales de la vida, inclusive alimentarse. Como es sabido, por orden judicial se le cortó la alimentación el último18 de Marzo, cuando Michael Schiavo, su singular marido y tutor, desconectó el tubo que la sustentaba 1. Bob y Mary Schindler, los padres de Terri, han batallado sin éxito para evitar que su hija muriese de hambre y sed, como finalmente ocurrió trece días después. El estado de Terri Schiavo Todo lo que Terri necesitaba para seguir viviendo era comida y agua. Especialistas confiables en el cuidado de la salud afirmaron que no estaba en estado de coma y que hubiera podido mejorar substancialmente con terapia física. Varios neurólogos creen que eventualmente hubiera podido llegar a alimentarse por sí misma y moverse de su silla de ruedas a la cama 2. Todo ser humano tiene el derecho fundamental a la Vida Los derechos elementales del hombre provienen de su naturaleza libre y racional. Ninguna ley humana puede abrogar este derecho fundamental. El derecho inviolable a la vida es la base de todos los demás. Que un tutor demande o un juez conceda el "derecho" de disponer de la vida equivale a no reconocer a la persona como un ser humano sino a tratarla como una cosa: un bien mueble que el tutor tiene - según lo estipulado en la máxima de la ley romana - el derecho "de hacer uso, de gozar de los frutos y de disponer." Pero nadie tiene el derecho de reducir a un hombre a la calidad de un bien mueble, sea un hombre en estado embrionario e indefenso; un bebé recién nacido y dependiente; o una persona anciana, débil o enferma. Consecuentemente, de acuerdo a la Ley Natural, ninguna madre tiene el derecho de abortar intencionalmente a su hijo en su seno o de matar de hambre a su recién nacido. Asimismo, ningún miembro de la familia o autoridad gubernamental tiene el derecho de matar de hambre a una mujer inocente por el simple hecho de que está lisiada y constituye un peso para su familia o el Estado.
 La Ley Natural alcanza a todos y en todos los tiempos La ley natural que protege el derecho a la vida y otros derechos fundamentales de los seres humanos es la percepción que el hombre tiene de la ley eterna, la soberana y divina voluntad que creó y puso en orden todo. La ley natural fija las reglas del comportamiento moral y debe ser la piedra fundamental de todo derecho positivo de los hombres. Por consiguiente, las máximas del derecho natural son conocibles a través de la razón humana. Hace casi 2000 años, en su carta a los Romanos, San Pablo indicó que los paganos conocían lo que esta ley exigía, porque la tenían “escrita en su corazón” 3. En los versos de la Antigona (442 a. C.) queda en evidencia que los antiguos griegos conocían esto, pues en ellos el dramaturgo Sófocles escribió sobre las “leyes no escritas e inmutables” que gobiernan el comportamiento humano 4. Ley Natural anclada en la Ley Divina y Eterna Cuando las leyes no están basadas en estas “leyes no escritas e inmutables”, se fundamentan en la voluntad de los legisladores y jueces. Mientras que las leyes basadas en la Ley Natural se afirman con toda la fuerza de la naturaleza humana, las basadas en la mera voluntad de los legisladores o jueces se afirman tan solo en la habilidad de hacerlas cumplir o en su imposición pura y simple. De todas formas, en el estricto plano natural, la voluntad de un hombre es igual a la de cualquier otro; de allí que ningún hombre pueda imponer su propia voluntad a otro. Sólo la ley basada en una voluntad superior a la del hombre puede alcanzar a otro hombre. Esta voluntad superior es la de Dios, el Supremo Legislador.

 5 La Sociedad sin Ley Natural lleva hacia la tiranía Cuando es negado el fundamento de la Ley Natural en la Ley Eterna de Dios, toda ley se vuelve imposible o si se deja a merced del capricho humano se vuelve tiránica. El poder de los legisladores y jueces tiende a ser ilimitado y consecuentemente, a través de la aprobación o interpretación de las leyes, se terminan imponiendo las mayores aberraciones en la sociedad. La “gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Rom. 8:21) es abandonada y la sociedad se hunde en una tiranía donde los derechos más sagrados son reducidos y pisoteados. De “Roe v. Wade” a Terri Schiavo En 1973, la Corte Suprema creó el “derecho” de la madre a matar a su hijo aún no nacido. Esta decisión fue modelada por la filosofía opuesta a la Ley Natural y basada en una equivocada noción de libertad. Quienes adhieren a esta falsa filosofía tienden, naturalmente, a llevarla a sus últimas consecuencias, presionando a favor de la creación de otros “derechos” igualmente opuestos a la Ley Natural, como los referidos a las células estaminales embrionarias, la clonación humana, la práctica de la homosexualidad, la paidofilia, el “matrimonio” entre personas del mismo sexo y la eutanasia.
 La muerte por hambre de Terri Scchiavo es el progreso lógico de la filosofía anti-natural subyacente en el caso Roe vs. Wade. La vida humana no se mide en su utilidad material La vida humana es un precioso don, de hecho es el más grande don que uno puede recibir en el orden natural. No puede ser cuantificado y su utilidad no depende de otros o de la sociedad. Ante todo, la vida humana es un don personal y único. Todo ser humano es diferente y una obra maestra del Creador. La calidad de la vida humana no depende de su utilidad material o de su ejercicio. Esta calidad proviene del valor intrínseco de la vida humana, de la substancia intelectual que se individualiza en un ser humano específico. El inapreciable don de la vida humana está presente en el frágil bebé recién nacido que llora cuando tiene hambre y sonríe cuando es confortado; en el inconsciente o lisiado paciente que yace en la cama de un hospital; en el anciano que ha llegado al fin de sus fuerzas. La fragilidad y la dependencia proporcionan una ocasión para la práctica de la caridad –la más sublime virtud cristiana– y para ofrecer un sacrificio y una dedicación desinteresados. Estas vidas tan dependientes de los otros poseen la verdadera y superior utilidad, la que ennoblece y santifica la raza humana. La vida humana nunca es reducida a la vida vegetal Santo Tomás de Aquino afirma que “el alma intelectiva contiene virtualmente todo lo que hay en el alma sensitiva de los seres irracionales y lo que hay en el alma vegetativa de las plantas.” 6 Así, en común con el reino vegetal, los hombres nacen, crecen y se alimentan ellos mismos; en común con el reino animal, tienen sensibilidad y movimiento; y en común con los ángeles, tienen vida espiritual, intelecto y voluntad. No hay tres “almas” o principios vitales en un ser humano.

Solo existe un alma espiritual e inmortal, la cual contiene las dos potencias dinámicas principales. 7 Decir que el paciente está en “estado vegetativo” es hablar en forma metafórica. El paciente sigue siendo humano y no una planta. El cuerpo debilitado no le permite al alma del paciente desplegar su esplendor total, pero aquella alma sigue allí. Está presente en toda su racionalidad, y por lo tanto da derecho al paciente a todos los derechos fundamentales inherentes a un ser humano. Mientras es legítimo usar la expresión persistente estado vegetativo como una simplificación técnica para fines médicos, uno no puede convertirla en una descripción del estado del paciente ni en una definición de él. Uno no puede atribuir a una descripción técnica un sentido filosófico que no tiene, pues en un estado de persistente estado vegetativo el ser humano sigue siendo un ser humano. 8 ¿De qué sirven los Derechos Humanos, si el derecho a alimentarse es negado? Si el hombre tiene un derecho fundamental a la vida, entonces tiene un derecho fundamental a alimentarse, ya que la vida depende de la alimentación. Este derecho sobrepasa el derecho a la propiedad privada. Si el hambriento no tiene otro medio de alimentarse, puede tomar la comida de otros que la necesiten menos. La imposibilidad de un recién nacido o discapacitado de alimentarse por sus propios medios no hace que cese su derecho a alimentarse. No es compasión sino crueldad el negarle a un inocente comida y agua hasta que muera. Es sujetarlo a una muerte lenta y dolorosa. Parafraseando a Madame Roland podemos exclamar: “¡Oh compasión, compasión, compasión, cuantos crímenes se cometen en tu nombre!” Los derechos de los pacientes en un “persistente estado vegetativo”
 Una declaración común de la Pontificia Academia por la Vida y la Federación Mundial de Asociaciones Médicas Católicas definieron los derechos de los pacientes en el llamado persistente estado vegetativo: En particular, el paciente en estado vegetativo tiene derecho a: - una valoración correcta y profunda de diagnóstico, con el fin de evitar posibles errores y orientar del mejor modo posible las intervenciones de rehabilitación; - una asistencia fundamental, que abarque hidratación, alimentación, calefacción e higiene; - la prevención de las posibles complicaciones y el control de cualquier signo de recuperación; - un adecuado proceso de rehabilitación, prolongado en el tiempo, que favorezca la recuperación y el mantenimiento de los objetivos alcanzados; - ser tratado como cualquier otro paciente, con la debida asistencia y afecto. 9 Juan Pablo II: es moralmente obligatorio proveer de alimentos e hidratar al paciente El Papa Juan Pablo II insistió en la grave obligación moral de alimentar adecuadamente a pacientes en condiciones como la de Terri Schiavo: En particular, quisiera poner de relieve que la administración de agua y alimento, aunque se lleve a cabo por vías artificiales, representa siempre un medio natural de conservación de la vida, no un acto médico. Por tanto, su uso se debe considerar, en principio, ordinario y proporcionado, y como tal moralmente obligatorio, en la medida y hasta que demuestre alcanzar su finalidad propia, que en este caso consiste en proporcionar alimento al paciente y alivio a sus sufrimientos.

 HISTORIA

 Hace seis años, el 31 de marzo murió Terri Schiavo en Florida a los 41 años. El suyo fue quizás el caso más mediático que se haya conocido en los Estados Unidos donde los padres y el hermano de ella lucharon ante los tribunales durante siete años por el derecho de mantenerla con vida mientras que su esposo luchó por el derecho de darle muerte una “muerte digna”. Evidentemente ganó él. Ella no murió por las complicaciones de alguna enfermedad, su muerte no fue resultado de algún tipo de eutanasia donde se le administró drogas mortales, no murió porque la desconectaron de alguna máquina que necesitara para poder seguir viviendo, ella murió porque literalmente la mataron de hambre. ¿A esto le llaman muerte digna? A los 26 años, Terri sufrió un paro cardiaco que le dejó como secuela daños cerebrales graves. Del estado de coma inicial a los dos meses y medio los doctores dictaminaron que se encontraba en un estado vegetativo y durante los siguientes 15 años permaneció en vida siendo cuidada al inicio tanto por sus padres como por su esposo pero después de algunos años su esposo (luego de haber conseguido otra pareja) tomó la determinación de acabar con la vida de Terri expresando que ella no hubiera querido permanecer con vida en ese estado, cosa que al parecer no dijo en los primeros años cuando él ayudaba a cuidarla. Habría mucho que decir para poder explicar bien este tema pero por lo pronto nada más quiero distinguir algo que es la diferencia entre la muerte cerebral, el estado de coma y el estado vegetativo. Antes que nada yo les pregunto ¿cuál es peor o más grave? …..
Pregunto porque conversando del tema me he dado cuenta que la mayoría de las personas (al menos con las que yo he conversado) no distinguen muy bien entre la muerte cerebral y el estado vegetal, muchos piensan que estar el estado vegetal es más grave o por lo menos lo mismo que la muerte cerebral y eso no es así. Si una persona está en estado vegetativo (dicho sea de paso ¡es terrible este término porque equiparamos a un ser humano a un vegetal!), ha salido del coma y han progresado hacia un estado de cierta vigilia aunque no de plena conciencia. Es bien complicado de definir y en inglés lo describen como un “wakeful unconscious state”. A diferencia de las personas que están en coma, quienes no tienen ni estado de vigilia ni estado de conciencia demostrable, las personas en estado vegetativo sí se han despertado del coma pero por el daño cerebral que han sufrido no terminan de entrar en un estado del todo consciente. Si bien es cierto que en estos casos las personas enfermas han quedado claramente disminuidas en sus funciones y expresiones, a nadie la queda claro que grado de conciencia realmente tienen y la verdad es que el grado de conciencia varía de un caso a otro. En ningún lugar del mundo se considera a una persona en estado vegetal como muerto, es decir estar en estado vegetal en definitiva no es lo mismo que la muerte cerebral. Tampoco son equiparables a las personas en coma porque estas no tienen ningún tipo de reacción a los estímulos externos mientras que las personas en estado vegetativo sí las tienen aunque no sea fácil saber que grado de conciencia tienen. Las personas que se encuentran en este estado, tienen estados de vigilia y sueño, tienen ciertas reacciones nerviosas (a diferencia de las personas en coma), muchos pueden tragar comida, algunos pueden seguir objetos con los ojos, otros sonrien, lloran, se quejan o gritan y en su gran mayoría no necesitan de ningún tipo de soporte mecánico para mantenerse con vida. Si bien las capacidades de Terri estaban claramente disminuidas los padre de Terri trataron de salvarle la vida argumentando la capacidad que ella tenía de hacer algún tipo de contacto pero los jueces consideraron que las evidencias de su estado de conciencia no eran constantes y por ello le dieron la razón a su esposo permitiendole darle muerte.
Tiene que quedar claro que en su caso lo que hiceron no fue suspender medios extraordinarios que alargaban artificialmente su vida, su muerte no se dió porque le apagaron un respirador o algo parecido sino porque le quitaron la sonda que la alimentaba y la dejaron morir deshidratada y por inanición. Si una persona en estado vegetal no está muerta dejar de alimentarla es lo mismo que matarla y eso es lo que hicieron con ella. Les comparto este pequeño video que encontré donde se pueden ver algunas imagenes de las manifestaciones frente a la clínica donde se encontraba Terri, el dolor de los padres y hermano de ella y también algunas imagenes de Terri en vida acompañadas de una canción compuesta en su memoria.