ROSA

ROSA

viernes, 7 de diciembre de 2012

TRIBUTO A LA MENOR ADA PAMELA

Ludwen Flores Flórez (26) recibió todo el cariño de sus tíos, quienes lo acogieron en su casa, lo trataron como a un hijo e incluso le pagaban los estudios. Todo esto pareció no importarle. La noche del martes, este sujeto asesinó a su prima de 17 años y dejó al borde de la muerte a su primo de siete años, con quienes vivía. El sangriento hecho ocurrió a las 8:30 p.m. en la calle Río Majes 268, en la urbanización Canto Rey, en San Juan de Lurigancho. La familia de la víctima indicó que Saturnino Flores y su esposa Luisa Cárdenas dejaron a sus hijos Ada Pamela y Henry Eduardo al cuidado de Ludwen. El homicida se acercó a la adolescente e intentó violarla cuando esta se encontraba en la sala. Ella se defendió. Al escuchar los gritos, el pequeño Henry fue a ayudar a su hermana pero el agresor lo golpeó varias veces en la cabeza. Tras el ataque, el niño quedó inconsciente. Su estado es de gravedad. Luego, el homicida tomó un cuchillo de la cocina, degolló a Pamela, subió al segundo piso y se suicidó colgándose de una viga con una media de nailon. Los tíos del criminal piensan que Ludwen haya estado enamorado de la adolescente.