jueves, 28 de marzo de 2013

CASOS MILAGROSOS PARA REFLEXIONAR


 Una niña de 6 años estaba en el asiento de niños en la parte de atrás del auto de su padre, cuando este perdió el control del automóvil y chocó contra un poste de luz/eléctrico. La niña sufrió graves fracturas en su cabeza, y duró un mes en coma bajo cuidados intensivos. Al despertar, la niña no solo había olvidado cosas tan básicas como hablar o comer, sino que incluso su personalidad dio un giro de 180 grados. Afortunadamente gracias a terapia se está recuperando, pero ahora con una personalidad distinta a la que tenía antes del accidente.

 Vanesa, una niña de 4 años rescatada tras caer en un pozo de más de 20 metros, le regaló una muñeca Barbie y aseguró que es un "milagro" que esté viva. La mandataria visitó a la niña, que hoy cumplió 4 años, en el hospital de la localidad bonaerense de Florencio Varela, donde fue ingresada de madrugada tras ser rescatada del pozo, en el que permaneció cerca de seis horas. Fernández le regaló además a la niña una casita para la muñeca y obsequió a la madre, Claudia Mamaní, de nacionalidad boliviana, con una caja de bombones, según informó el ministro de Salud bonaerense, Alejandro Collia. Vanesa, que cayó a un estrecho pozo de riego cuando caminaba con su hermana por un predio rural, a unos 20 metros de su vivienda, permanece ingresada en una sala de cuidados intermedios y posiblemente recibirá el alta médica este jueves, apuntó Collia. "La niña Vanesa me tuvo a mal traer anoche. (...) A las 12 de la noche se produjo el milagro de Dios y salió del pozo", dijo Fernández al inaugurar, poco después, una universidad en Florencio Varela. Recuerdo a su esposo Fernández aprovechó una vez más para recordar a su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, fallecido el pasado 27 de octubre, quien, aseguró, "no se murió, va a vivir en el pueblo y en sus obras". Emocionada en varios tramos de su discurso al recordar al ex mandatario, Fernández aseguró que Kirchner, quien murió a los 60 años de un paro cardíaco, "vivió y amó intensamente, demasiado me parece, y no le aguantó el cuerpo". "Estoy bien. Voy a poder. Cada día tengo que poder más por él, mis hijos, el país y por más de 40 millones de argentinos que dependen de mis responsabilidades", dijo la presidenta.
El milagro de la primera niña con espina bífida operada antes de nacer El bebé, que fue sometido a una intervención intrauterina, se encuentra sano y su desarrollo físico es "normal" LUCAS MARTÍN. MÁLAGA Hace tan sólo cuatro meses le dijeron que el riesgo era muy alto, que una operación así nunca se había llevado a cabo en Europa, que podía acarrear secuelas para la niña, que, a lo mejor, ninguna de las dos sobrevivía. Tenía dos días para decidir y lo hizo. María José Fernández, la primera mujer del continente en someterse a una intervención intrauterina, apostó por el quirófano y en la actualidad es una madre dichosa, que habla maravillas de la medicina y sienta cátedra en valentía. Su hija, aquejada de espina bífida, goza de una salud superior a las previsiones más optimistas. "Es un bebé normal, no tiene ningún problema", señala. La niña fue operada el pasado verano en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde recibió los cuidados y la atención de quince especialistas, algunos de ellos procedentes de las escuelas más avanzadas de Brasil y Estados Unidos. Su patología, mieloneningocele, la vertiente más dañina de la enfermedad, no admitía cálculos demasiados benevolentes. El tratamiento estaba en fase experimental, en el escenario más positivo se hablaba de distintas mejorías. A nadie se le ocurría transmitir falsas esperanzas. Los músculos es posible que no se movieran con autonomía. Quién lo diría, los médicos andan francamente sorprendidos. María José, que narró ayer su experiencia a los padres de los alumnos del colegio Sierra Blanca, explica que el bebé responde a toda clase de estímulos y mantiene las mismas capacidades que el resto de recién nacidos. Únicamente una válvula, que tiene la función de corregir la hidrocefalia, una de las manifestaciones de la enfermedad, le recuerda la operación, aunque no lo suficiente como para impedirle llevar una vida sana y sin inconvenientes. Su madre, una farmacéutica de 36 años, asegura que volvería a adoptar la misma decisión. Los resultados no dan para arrepentirse. A sus cuatro meses, la niña pesa seis kilos y medio y su desarrollo es similar al de la mayoría de los niños que nacen antes de que se cumpla el periodo de gestación. "Únicamente tiene que acudir a las revisiones, como todos los niños, al fin y al cabo", detalla María José. Sin duda, la intervención le ha cambiado la vida a toda la familia, especialmente al bebé, casi siempre con una sonrisa. Su enfermedad consiste en una malformación de la médula espinal, que queda abierta y en contacto con la piel, lo que puede provocar parálisis, descontrol del esfínter y retraso cognitivo, entre otras secuelas. La única solución es someterse a la operación, consistente en una maniobra harto compleja que exige abrir el útero, corregir la región anómala y restituirlo en la cavidad materna. La intervención, que aún no recaba consenso entre la comunidad científica, tiene su mejor aval en el caso de María José, que se muestra convencida de sus posibilidades y anima a las madres indecisas. "Si estuvieran en una situación similar, yo les diría que me llamaran y vieran cómo está mi hija", dice. No es para menos. La pequeña María, que pesó al nacer 2,075 gramos, supone la mejor respuesta a la estadística, que indica que únicamente uno de cada dos pacientes consigue salir ileso de la operación. El diagnóstico lo resalta y la madre lo confirma: "No nos esperábamos que todo esto fuera tan bien, nos dijeron que podía haber complicaciones, incluido el coma profundo", reseña. A veces la ciencia también hace milagros.



Claudia Lucía Donet Sánchez tiene 7 años y es campeona nacional de marinera, la danza más representativa del Perú. El pasado 8 de febrero quedó en estado de coma tras un accidente automovilístico, desde ese día miles de personas comenzaron a rezar por su recuperación a pedido de sus padres. Las oraciones dieron fruto, la niña despertó hace unos días y ya está en casa. Para Carmen Sánchez y Luis Donet, padres de la pequeña, "esto es una bendición de Dios y su recuperación es un milagro". Claudia se había coronado como campeona nacional de marinera en la categoría preinfantil en la norteña ciudad de Trujillo el pasado 25 de enero. Nada hacía presagiar que dos semanas después un accidente la dejaría en coma. El auto en el que iba por una de las avenidas más transitadas de Lima chocó con otro de servicio público y Claudia salió disparada unos 20 metros y cayó sobre el asfalto. Los médicos que la atendieron desde el primer momento indicaron que su estado era muy delicado. El 11 de febrero familiares, amigos, vecinos y compañeros de baile realizaron una vigilia de oración frente al hospital Rebagliati en el que se encontraba la pequeña. "Toda la familia está unida y mantiene la esperanza en que Claudita vuelva con nosotros", indicaba aquel día Carmen Sánchez, la madre de la campeona. Días después, cuando la prensa informaba que el estado de Claudia era estable, su madre volvería a expresar sus esperanzas por la pronta recuperación de su pequeña: "sé que en cualquier momento mi hija va a despertar, me mirará y me hablará. La fe es lo único que nos mueve". Una de cadena de oración a través del correo electrónico animaba aún más las esperanzas de la familia para que Claudia se recuperara pronto. El pasado miércoles 15 de abril Claudia Donet despertó. Según indica la crónica del diario El Comercio, su profesora de baile, Rocío Abanto, quien se encontraba con ella en el hospital, "le pidió que alzara la mano y saludara, como aquel día en que fue campeona. 'A ver la manito, como lo hacías en Trujillo, por favor', le dijo. Rocío vio cómo Claudia hizo un esfuerzo hasta mover la mano izquierda. Segundos después, cerró el puño lentamente y alzó el dedo pulgar, haciendo la señal de que todo estaba bien. De pronto, Claudia despertó del profundo sueño". Desde el último lunes se encuentra de vuelta en su casa, en la urbanización Los Cipreses, en el Cercado de Lima. Carmen reconoce que no esperaba que la recuperación de su hija se diera tan rápido, indica el citado diario. "Al principio, hablaba casi a susurros. La entendíamos porque dibujaba las palabras, pero el último martes le dije que hiciera el esfuerzo de hablar un poco más fuerte. Luego de unos segundos se volteó y me dijo: 'Mamá, te quiero mucho'. Esto es una bendición de Dios. Su recuperación es un milagro", dice la mamá, mientras Luis Donet, el padre de la pequeña, agradece a todos los que oraron por su hija.
Niña que sería sometida a eutanasia se recupera y testificará contra agresores Haleigh Poutre fue hospitalizada en estado de coma debido a las severas golpizas que recibió por parte de sus padres adoptivos. Los médicos estuvieron a punto de dejarla morir, pero la niña comenzó a dar signos de mejoría. Hoy su asombrosa recuperación le permitiría testificar contra sus agresores. Según informó LifeSiteNews.com, cuando fue hospitalizada Haleigh presentaba cicatrices, heridas abiertas y cerradas, signos de quemaduras y una tomografía reveló un coágulo en la superficie de su cerebro. Los médicos aseguraron que nunca se recuperaría. Sus padres adoptivos, Jason y Holli Strickland, fueron arrestados por abuso infantil. Holli se suicidó poco después y su padrastro quedó en prisión con la potestad de tomar decisiones médicas sobre la niña. La custodia de Haleigh fue cedida entonces al Departamento de Servicios Sociales de Massachusetts, que en octubre del año 2005 –solo seis días después de recibir la custodia- logró una orden judicial para remover los aparatos que la mantenían con vida. Irónicamente, fue Jason Strickland quien luchó por la vida de la niña, ya que si Haleigh moría debía enfrentar cargos por asesinato. La demora de las apelaciones en la corte terminó beneficiando a Haleigh. En enero del año 2006 la corte decidió dar luz verde a la eutanasia, pero la niña comenzó a mostrar signos de mejoría. Solo unos días antes de que los médicos estuvieran listos para retirar los aparatos que la alimentaban, Haleigh comenzó a respirar por sus propios medios y el Departamento de Servicios Sociales debió suspender sus planes. Haleigh fue llevada al Hospital Franciscano para Niños cerca de Boston, un centro especializado en niños con severas discapacidades. Según informa la prensa, la niña ya puede comunicarse con la ayuda de un teclado e incluso puede pronunciar algunas palabras. LifeSiteNews.com sostiene que lo irónico de este caso "es que Jason Strickland, que enfrenta múltiples cargos por abuso, fue quien en última instancia salvó la vida de Haleigh y será posiblemente condenado a partir del testimonio que ella emita en su contra. Sin embargo, el Departamento de Servicios Sociales de Massachusetts, que buscó su muerte tras porque no tendría una vida ‘significativa’ no será sometido a juicio"
Mujer inglesa despertó de profundo coma con un beso de su esposo,La prensa inglesa difundió la historia de Emma Ray, una joven madre de familia conocida ahora como la "Bella Durmiente" de Shropshire. Aunque los médicos daban su caso por perdido, Emma despertó de un estado de coma profundo con un beso. Hace dos años, Emma Ray dio a luz a su segundo hijo Alexander, por cesárea. Diez días después sufrió un ataque cardiaco y quedó en estado de coma. Los médicos advirtieron a su esposo Andrew que no podían hacer más por ella y que tenía las mismas posibilidades de recuperar la conciencia en algún momento, como de quedar en estado de coma de por vida. Andrew no se dejó abatir. La acompañaba todo el tiempo posible y empezó a llevarle grabaciones con el llanto del recién nacido y la voz de su hija mayor, Ella, gritando "despierta mami". "Le ponía las canciones que bailamos en nuestro matrimonio, le hablaba con mucha suavidad, tomaba su mano, le pinchaba los dedos, todo el tiempo le decía que la amaba y le rogaba que despertara", recuerda. Emma permanecía inmóvil y silente. Pero dos semanas después ocurrió lo que ellos llaman "un milagro". Andrew, un experto en tecnología informática, se inclinó hacia su esposa y le hizo un amoroso pedido: "Emma, si me puedes escuchar, por favor solo dame un beso". La mujer volteó ligeramente la cabeza y lo besó. Andrew sintió que su corazón "se saldría de mi pecho" y los médicos contemplaron la escena sin salir de su asombro. Desde ese día, Emma comenzó a recuperar y perder la conciencia con frecuencia. Su cerebro había sufrido daños por la falta de oxígeno. Junto a su esposo comenzó un intenso camino de rehabilitación y la pareja se ha convertido en un modelo para los habitantes de Shropshire. A dos años de lo ocurrido, Emma padece de pérdida de memoria a corto plazo, necesita ayuda para caminar y alguien que vele por ella en todo momento. Su recuperación exige constancia y muchos sacrificios. Sin embargo, para su familia no hay mayor dicha que tenerla con ellos. "He aprendido a enamorarme de mi esposa una y otra vez. Pero esto es lo que cualquier esposo o esposa haría. Ella es una madre y una esposa y eso es lo único que importa", afirma Andrew