ROSA

ROSA

domingo, 28 de abril de 2013

Cura Brochero será beatificado en su pueblo natal


El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Ángelo Amato, presidirá la celebración Eucarística donde se elevará a los altares del venerable José Gabriel del Rosario Brochero en la localidad de Villa Cura Brochero, Córdoba (Argentina), lugar de nacimiento del futuro beato. El proceso de canonización se inició en la década de 1960 y el Papa Benedicto XVI aprobó el 20 de diciembre de 2012 el milagro atribuido al sacerdote argentino luego que siete médicos convocados por el Vaticano llegaran a la conclusión que la recuperación de un niño tras un accidente de tránsito excedió la explicación científica, la curación del niño fue milagrosa. Para la ceremonia prevista para el sábado 14 de septiembre, se espera la llegada de peregrinos de diferentes partes del país por eso, el Delegado Episcopal para las Causas de los Santos y Obispo de Cruz del Eje, Mons. Santiago Olivera, invitó a los fieles locales a “preparar “el corazón con espíritu de gratuidad y generosidad”, para acoger a los visitantes. La Beatificación se llevará a cabo en el Cristo que corona la localidad de Villa Cura Brochero, donde miles de personas acuden al terminar ejercicios espirituales, y donde también el Venerable peregrinó en varias oportunidades. El Obispo agradeció la generosidad de la familia Rubén y Nelly Allende, propietarios de los terrenos que albergarán a miles de devotos del sacerdote gaucho. Biografía El P. Brochero vivió entre los años 1840 y 1914 y fue ordenado sacerdote a los 26 años. Al inicio de su ministerio, se destacó por su entrega para socorrer a los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azotó en 1867 a la ciudad de Córdoba. El "cura gaucho", como también se le conoce, asumió como propias las necesidades de la gente. Con sus propias manos y animando a los pobladores construyó iglesias y capillas, levantó escuelas y abrió caminos entre las montañas. El sacerdote enfermó de lepra, al haber compartido el mate y la vida de enfermos de ese mal, que lo dejó sordo y ciego.