ROSA

ROSA

miércoles, 8 de mayo de 2013

Ángel Orellana seminarista ecuatoriano se hizo pasar por cura durante 7 años





Ángel Orellana, un seminarista ecuatoriano que se hacía pasar por cura y ejerció durante siete años como sacerdote, fue condenado por el arzobispo de Sevilla (sur de España) a peregrinar un trayecto de 25 kilómetros a pié. El falso cura deberá caminar desde Alcalá de Guadaira (Sevilla) hasta el santuario de Nuestra Señora de Consolación en Utrera, El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha emitido un decreto en el que no impone al impostor la pena de excomunión que prevé el Código de Derecho Canónigo, informa el Diario de Sevilla pero lo 'castiga' a una 'peregrinación piadosa' desde Alcalá de Guadaira al santuario de Consolación de Utrera Ángel Orellana administraba en una parroquia sevillana los sacramentos de la comunión, la confirmación y el matrimonio gracias a una credencial falsa que presentó a los responsables de la iglesia, según informó el Arzobispado cuando se descubrió el caso, hace un año.